Archive for the ‘Suociedad’ Category

Otras perspectivas

Posted: 6 April, 2011 in Suociedad

¡Bismillah! ¡Una actualización!

Pues así es. Quienquiera que sea mi lector con algo de antigüedad, sabe que me encanta discutir temas de sexo. En realidad, me fascina, somos una especie que ha hecho de eso algo mucho más que el método que necesitamos para propagar la especie (que en mi opinión ya la hemos propagado de más), pero al ser una sensación placentera -bien hecha- o dolorosa -mal hecha, ya sea a propósito o sin querer-, la hemos convertido en demasiadas cosas.

Ha sido una herramienta de opresión en las guerras, una justificación con máscara de buenas intenciones para cometer actos atroces (como las “violaciones correctivas” en África), un método de unión de personas, ritos de fecundidad (ejemplos abundan en culturas antiguas) y hasta crecimiento espiritual como en el sexo tántrico.

Siendo algo tan diverso, no es de sorprender quienes lo glorifiquen, quienes lo marquen como tabú y quienes usen su posición de autoridad para ser unos reverendos pendejos ante el sexo.

Y es por eso que aprecié saber más acerca de la opinión de mi (muy extendida y numerosa) familia. Esto se desató en el funeral de mi abuelo. 93 años casi. Muchos creerían que al hablar sólo con familiares, sería una opinión muy sesgada, pero… Si mi abuelo tuvo 14 hijos que llegaron a la edad adulta, mas otros cuantos ilegítimos… y a eso sumamos que los hay católicos, cristianos, ateos, liberales y conservadores; hay quienes viven en estados unidos en ciudades cosmopolitas y hablan poco español, otros que nunca han salido de los pueblos de Nayarit… supuse que habría una rica variedad de opiniones en cuanto a la vida que él llevó. Y opiniones en cuanto a lo que hoy vivimos como mexicanos.

Me sorprendió gratamente que unos de mis primos que se podrían considerar rústicos provincianos estaban tranquilos con el hecho de que su esposa podría no haber sido virgen al llegar al matrimonio. Como esperaba, eran una minoría. Varios tuvieron hijos antes de casarse en “accidentes” y no se responsabilizan por ello. Se justifican diciendo que así eran cuando eran más jóvenes y ahora que están casados, harán lo posible por tener bien a sus hijos (los que tienen con su esposa, eso es). No comparto su opinión. Me parece retrógrada a más no poder que esperen que, mientras ellos fueron un pobre ejemplo de la virtud, esperan que su esposa sea lo contrario, como si fuera lo más natural. Lo que sí me sorprendió es que algunas de las esposas estaban de acuerdo con ello y hasta se sentían orgullosas de tener un esposo así. Yo lo vi como un “qué fue primero, ¿el huevo o la gallina?” al ver esas actitudes. No los juzgo, es su contexto y nuestra historia como país ha hecho fuertes esas opiniones (no puedo terminar de recomendarles el leer un libro llamado Historia de la Sexualidad en México).

Aunque me sorprendí que tanto hombres como mujeres defendieran ese punto de vista, asumí que era porque ninguno de ellos había sido un hijo no reconocido o tal vez ninguna de ellas había tenido hijos de un “accidente”. Pero luego habló C.A., este mis primo no está casado, fue un hijo ilegítimo y sigue esparciendo sus genes por Nayarit. Yo hubiera pensado que él habría preferido que su historia no se repitiera… y no pude hablar con él bien, así que no sé si me pueda dar una razón convincente por la cual él hace esto.

Opiniones distintas, pero nada que no hubiera escuchado antes o que no hubiera podido deducir por lógica, hasta ese momento.

Pero la opinión y perspectiva que más me afectó en estas pláticas, fue de mi primo J.J. Él está en la universidad y su familia está en un punto intermedio entre liberal y conservador. Católicos de palabra más que de acciones, pero con fé, mi primo es un típico joven que tiene relaciones amorosas por, a lo sumo, 4 meses. Usualmente la relación termina cuando él ha tenido sexo con ella varias veces. Mi opinión de él no era muy alta hasta que hablé con él y me hizo ver una parte de este tema que no hubiera sospechado.

Cuando dijo “Es que no he encontrado a la adecuada”, por el contexto de los últimos 15 minutos, yo asumía que no había encontrado a una mujer virgen con suficiente fuerza de voluntad para tenerlo a raya y que él considerara encontrar a la puritana con la que quería pasar su vida una vez que él ya se acostó con medio Jalisco / Nayarit. Pero no estaba de más preguntar y lo hice.

“¿Por qué no? ¿Porque sí te aflojan todas?”
“Eso no tiene nada que ver. Claro que si me dan eso, pues no duele ni poquito (rió). Pero no he encontrado a una que me deje pensando en ella.”
Mi tono cambió a escéptico. “¿No te has/han enamorado y por eso no son las adecuadas? ¿Entonces por qué tienes una relación de noviazgo y luego las cortas justo después de haberlo hecho con ellas?”
“Pues… porque es todo lo que me pueden ofrecer.”

Me quedé helado. No había contado con eso… Pensé que había de dos; o mi primo era un reverendo imbécil que tenía en muy, MUY baja estima a las mujeres, o tal vez… siguió hablando.

“Tenemos conversaciones chistosas y luego, eventualmente tenemos sexo. Normalmente es bueno. Me hacen prometerles que no le diré a nadie y que soy el ‘segundo’ o ‘tercero’. No les creo. Pero lo hacemos. Y después de que tengo sexo con ellas… me doy cuenta de que no me pueden dar nada más. Intento hablar de política, y nada. De historia. Nada. De películas buenas. Nada. Están…vacías. Y no he sido muy selectivo últimamente, he buscado una mujer que me pueda dejar cautivado cuando hablo, no sólo cuando me la estoy echando. ¡Y nada!”

Creo que vio mi cara de ‘wow, realmente eres tú?’ y que él había dado en el clavo, la otra posibilidad que no había sospechado que existía, que al crecer ellas así, no había muchas opciones y… siguió relatando.

“Te envidio porque, si has durado 7 años con alguien es porque pueden hablar. Pueden discutir algo sin hacerte sentir al final como que hablaste con una Barbie de Toy Story. Es decepcionante sentir que, una vez que te han dado su cuerpo, eso es todo lo que pueden ofrecer porque no hay nada en su mente mas que ‘matrimonio y mostrarle al mundo que cumplo como mujer porque estoy casada felizmente y tengo hijos’.”

En ese momento comenzaron a rezar una oración de lo más tétrica, horripilante y simplemente aterradora (les paso unas de las líneas que memoricé de la impresión: algo así como ‘si la rezas todos los viernes del año, sacarás almas en pena y la tuya de pecado, quien beba de esta sangre será limpio y perdonado, quien sepa esta oración y no la rece, quien la escuche y no la aprenda, el día del juicio final sabrá lo que esta oración contiene…‘ o algo así. A chingar a su madre, qué cosa tan perturbadora si realmente creen eso).

Como nos pusieron a rezar el rosario y yo no soy católico, salí de ese lugar y la conversación quedó trunca, no la pudimos terminar, pero sacudió mi paradigma.

¿Es eso lo que estamos haciendo como sociedad? Los hombres y mujeres que tienen hijas y las guían con la máxima aspiración de ser esposas y buenas madres, ¿sospecharán que tal vez las estén condenando a casarse con personas que las harán felices sólo superficialmente? Que al final, lo más grande que pueden entregar es su cuerpo y ese se va marchitando, a diferencia de una inteligencia activa; que una vez entregado el cuerpo, ya no hay más que ver o experimentar con ellas y puede que sean reemplazadas por otras más jóvenes con la misma mentalidad y que su cuerpo es … ¿Les pasará siquiera por la mente esa noción?

Yo pensé que esto de tener una relación pasajera y terminar después de el sexo era culpa mayoritariamente (si no es que exclusivamente) del hombre, pero después de esto… Como sociedad seguimos teniendo la culpa al intentar seguir un modelo medieval no sustentable.

Así que, si tienen hijas, sean justas con ellas y háganles el favor de que su aportación más grande en una relación sentimental no sea sólo su cuerpo. Gracias.

Advertisements

Es que la cultura..!

Posted: 22 February, 2011 in Crítica, Suociedad

México se sacudió cuando se supo que Niurka y Laura Bozzo tendrían programas en televisión abierta. Que un escándalo. Que un ultraje. Que la cultura televisiva.

No mamen.

México fingió escandalizarse. Fingió ser ultrajado, pero en sus adentros no cabía en sí de gozo. Ni Televisa ni TV Azteca son parte del Gobierno (a diferencia de la CFE que dice ser empresa pero sí recibe fondos del gobierno, es manejada abiertamente por el mismo porque es una institución  de SENER… pero esas puterías luego las veremos), son empresas y lo que buscan es ganancia.

Estas empresas son competencia y, como esa palabra lo dice, compiten por mantener al público viendo sus programas. Aún cuando nos gustaría decir que sólo exhiben mierda y la gente la traga, esta “mierda” de la que hablamos está planeada, calculada, preparada y creada de una manera estudiada para que sea lo que la gente busca. Si no hubiera un morbo enorme, una flojera de pensar, pocas ganas de aprender y muchas ganas de simplemente desperdiciar el tiempo, ni Niurka ni Laura tendrían programas televisivos. Somos nosotros, como país, quien las puso ahí. Créanme que ellas no están pagando por aparecer en la TV. No he revisado su nómina, pero puedo apostar que les pagan por estar ahí y no al revés.

Y yo, a diferencia de la gente indignada (y pseudo-indignada para no mostrar de lo que está hecha), estoy FELIZ de que estén esos programas al aire.

Feliz, porque eso implica que habrá más gente idiotizada en México. Lo cual redunda en menos competencia laboral. Habrá más personas metiéndose en lo que no les importa y SÓLO metiéndose en lo que sí debería de importar;  de nimiedades expuestas de manera desproporcionada, cambiando las propias por las ajenas. Esto se verá reflejado en menos personas haciendo manifestaciones por cualquier pendejada que realmente no merece una manifestación, dejando que el gobierno tome una que otra decisión acertada y la gente no se queje (claro, estoy seguro de que también tomará una cantidad pendeja de decisiones horrendamente erróneas y nos la van a meter todita sin vaselina, pero no es algo que no estén haciendo ya…).

No sólo eso, habrá menos personas afuera, en la calle, buscando qué chingados hacer para tener un tiempo de entretenimiento morboso, como asaltar por aburrimiento/adrenalina, si ya tendrán suficiente mierda por ver.

Las amo, Laura y Niurka, están haciendo que nuestro país sea un poquito más honesto en cuanto a que somos, en general, un montón de flojos mentales morbosos. Yo sé que ustedes saben que sus programas no son documentales de análisis político imparcial con contexto histórico, no las culpo. Ustedes trabajan y me hacen la vida más fácil.

También no deja de divertirme el panchototote de Kalimba. Que si la puta esta con la que se acostó era menor de edad, felicidades. Bien por él. Es Kalimba, ¿creen que necesita violar a alguien para tener sexo? ¿Creen que necesita, siquiera, pagar por sexo? Vamos. Suficiente gente interesada en este país hay. Suficientemente interesada como para acostarse con alguien y luego salir con que fue violación, yo sé. Y no estoy escribiendo aún en este párrafo algo que no se haya mencionado millones de veces, así que ¿cuál es mi punto?

Kalimba es el Chupacabras. No, no un monstruo que chupe sangre de animales y… bueno, no sé mucho de su vida personal, a decir verdad. Pero me refiero a que, así como hubo un chivo expiatorio totalmente morboso, infundado, totalmente fuera de contexto, relación y relevancia para el país cuando en realidad nos está cargando la chingada, así está él.

Kalimba es el Chupacabras de este gobierno porque en la batalla contra el narco que vamos ganando (supongo que es lo mismo que el Mission Accomplished de Bush en medio oriente), con tantas muertes, violencia, venta de drogas, crisis no sólo interna, si no externa, la situación de Egipto contra su presidente y lo que quieran agregar… México estaba al filo de su asiento para saber qué chingados estaba pasando con Kalimba Kadjhali Marichal Ibar (lo copié y pegué de Wikipedia, no podría deletrear eso yo) y qué tan hondo en la cárcel iba a terminar por haber pensado con su pene y haberse metido con una zorra interesada.

Así que tengo unas preguntas muy importantes. ¿El pene de Kalimba nos va a sacar de la crisis? ¿Sus condones usados -si es que usó preservativos, yo qué sé- frenarán las muertes en Ciudad Juárez? ¿El programa de Laura nos explicará los pasos a seguir para levantar la industria del turismo (o la del petróleo, o la energía eléctrica, o el algodón o lo que quieran) a nivel nacional? ¿Nos entregará Niurka un modelo económico a seguir para comenzar a vivir mejor?

Si alguna de esas preguntas tuvo un “Sí” como respuesta, por favor explíquenle a este pobre pendejo (yo) de qué se está perdiendo en la tele porque no lo veo.

Pero si fueron todas “No”, como me atrevo a suponer, entonces pónganse felices como yo porque, en este país de “si no te chingo me chingas”, ¡la competencia está a punto de volverse menos inteligente!

La gente me dice que debo ser más optimista. ¿Cuenta esto como optimismo? Espero que sí.

Ser… Batman

Posted: 18 January, 2011 in Suociedad

Hola, soy Kiioro, y para los que no me conozcan, usaré las palabras de Hans para describirme. “Vato, eres una mierda de persona hacia los demás.” Así que si se van a herir sentimentalmente con algo escrito, sáltense esto. Me refiero a ustedes, gente súper-sensible.

Si han leído esto, saben que soy un grinch. Odio la navidad, los intercambios, los cumpleaños y las cursiladas. Así que no les habrá de sorprender que hay otra cosa que odio en este mundo y de eso se trata este post.

No tengo un cuerpo perfecto (aunque bien me esfuerzo por llegar a tenerlo), pero conozco mis límites, mis posibilidades y lo que debo de hacer para llegar a ello -por ejemplo, ir con una nutrióloga- y realmente intento seguir sus instrucciones para llegar a eso.

Pero estos últimos días han sido una verdadera CHINGA cuando intento ir al gimnasio a trabajar en mi cuerpo. ¿Por qué? Porque está repleto de gordos platicones.

Aún cuando sería muy fácil -y probablemente divertido- tomar la actitud de “Go be fat somewhere else”, yo soy alguien que respeta mucho el intento de ser una persona mejor. Pero un intento verdadero, no mediocridades. Y así como tengo que esperar a que Gorda A termine de platicar gon Gorda B para poder usar una máquina de ejercicio de pecho en la cual está sentada SIN USARLA, eso mismo pasa con el resto de las máquinas.

De pronto, el gimnasio se atascó de gordos que platican usando las máquinas como sillas. Y traen unos pants Nike que habrán costado mucho, tenis Adidas que se ven relucientes y nuevos, bandas para la frente apenas estrenadas, monitores de ritmo cardíaco sacados del empaque hace unos días, porta-iPods para el antebrazo, camisetas con tecnología para deshacerse del sudor y calcetines ergonómicos.

¿Ya saben a dónde va esto?

Sí. Los putos propósitos de año nuevo. Es la única explicación por la cual alguien gordo tiene tanto equipo nuevo encima y está en el gimnasio sin hacer ejercicio. Seguramente los primeros días del año escribió en un papelito “Hacer Ejercicio” y fue a una tienda de deportes a comprarse TODO lo necesario para ejercitarse, faltándole algo: Voluntad.

Esa no se compra, pero cuando falta CÓMO LE CAGA LAS BOLAS a las personas que sí vamos a hacer algo. Le pedí a Gordo C que me permitiera alternar con él y me miró feo. Claro que lo hubiera comprendido si realmente estuviera haciendo abdominales en vez de estar platicando con el manatí que creo que era su pareja o algo así.

Después de analizar esto y toparme con escenarios similares los días siguientes, le pregunté al del gimnasio si esa era temporada alta y dijo “La más alta, después está la que viene justo antes de vacaciones de verano.”

En otras palabras, esperamos que milagrosamente los pants Nike nos obliguen a correr o que mágicamente éstos nos hagan adelgazar sin mover un dedo.

Así que díjeme “A la mierda con estas ballenas autoengañadas, voy a una tienda de deportes a comprarme cosas para hacer ejercicio en mi casa.”

Y deportes Martí estaba hasta el huevo. Gorditos comprando bicicletas estacionarias, gordotas comprando escalones para aerobics, ultragordos comprando sudaderas y pesas… es demasiado para ser coincidencia. Y lo triste es que estoy convencido que este no es el primer ni el último año en que pasa esto.

Así que de metiche ahí voy a preguntar a una tienda de autoservicio y, tal y como sospechaba, las ventas de cigarros bajan en enero. Pero se recuperan para Febrero. No es información oficial, pero creo que a nadie le costará trabajo creerme que la gente hace los propósitos de año nuevo típicos y les dura aproximadamente 20 días el furor, 2 meses los más aguerridos y sólo unos cuantos realmente cumplen algo.

Para qué chingados nos esperamos al año nuevo para proponernos cambiar? Acaso hay diferencia en proponérselo un 5 de noviembre a un 1 de enero? Yo empecé a hacer ejercicio en una fecha al azar y aún sigo haciendo.

Yo creo que los propósitos de año nuevo son una pendejada. Si quieres hacer algo, hazlo. Sólo hazlo. Punto. El que lo hayas postergado para el inicio del año debería de decir algo. Se me hace tan respetable como esas personas que se ponen calzones rojos para viajar más el siguiente año o que salen a correr con paraguas o mamadas así la noche de año viejo. Creo que, cósmicamente, lo único que logras con seguridad es verte ridículo.

Si quieres hacerte vegetariano, hazlo HOY. No te esperes a que sea 31 de diciembre para comenzar. No gastes dinero en estupideces. Ni tiempo. Si realmente no lo quieres hacer, no lo hagas y ya. No tengo nada en contra de los intentos. Tengo mucho en contra de que la gente se haga pendeja y afecte a los demás.

Si uno de esos pinchemil gordos que entraron al gimnasio al que iba se queda, estaré sorprendido.

Porque esto de los propósitos de año nuevo habla mucho más que de fuerza de voluntad o de mamadas que hacen a fin de año: habla del bajo nivel de compromiso que tenemos como cultura.

Tal vez me equivoque, pero yo creo que la gente en este país se casa legalmente porque le tienen miedo al compromiso hablado. Si no hubiera firmas en los papelitos, muchas parejas estables no seguirían juntas. Tienen que ser amenazados como niños pequeños para seguir cumpliendo. La única pareja en unión libre que yo conozco que haya funcionado en México, de mexicanos, son unos tíos. Y terminaron casándose porque tuvieron bastante presión social (ya tenían 4 hijos, el más grande como de 15 años). Fuera de eso, las parejas en unión libre que yo haya visto que sigan juntas han sido extranjeras.

Por otra parte, esto me está llevando a un pensamiento que tal vez deberíamos aplicar en nuestro país: el Contrato del Propósito de Año Nuevo. Escribes un propósito y si no lo cumples, BAM! Multa de pinchemil salarios mínimos. Así veríamos cuantas personas REALMENTE piensan cumplir todas las mamadas que escriben en sus papelitos olvidados.

Porque para propósitos de año nuevo que me GUSTARÍA que funcionaran aún cuando no me vaya a esforzar, pues claro que yo les lleno una lista:

Tener sexo infartante. Diario.
Construir un teletransportador que me traiga comida orgánica desde Chiapas.
Tener el cuerpo de TJ Wilk haciendo ejercicio 1 vez al mes.
Tener el mismo sex appeal que Johnny Depp y Beckham. Juntos.
Ser patrocinado por Moschino, Burberry, Zegna y Hugo Boss con ropa a la medida.
Ganar un Grammy, un Emmy, un Oscar y un Nobel.
Aparecer en la portada de Time, Vogue y el Scientific Journal el mismo mes.
Convertirme en el próximo James Bond.
Ser inmune al SIDA.
Ser Batman.

¿Ven? También yo puedo tener propósitos de año nuevo.

Pos yo li disía, edá?

Posted: 10 January, 2011 in Suociedad

El lenguaje castellano es hermoso cuando se usa bien. Hay poemas, canciones y tantas, pero tantas obras escritas y habladas en nuestro idioma que nos debería de enorgullecer hablarlo. Pero hay otras veces que… carajo.

Yo no tengo una sola cosa en contra de la gente que por falta de oportunidades no puede hablar bien. Al fin y al cabo, no es por decisión propia que no han podido pulir su uso del idioma. Pero luego hay cada persona que intenta lucirse con su manejo del español que simplemente resulta patético. No soy licenciado en letras, pero el ser comunicólogo (y autocrítico impío) me ha convertido en alguien que nota todo mal uso y, peor aún, tal mal uso me atormenta.

Así que este escrito no va en contra de los que dicen “dijistes” o “los romerosn” porque eso es un mal uso de lenguaje propio de zonas en México y sólo es cuestión de saber o aprender para corregirlo. Esto va en contra de…

Los Polesías que hablan en los noticiarios

Un policía no debe de tener un doctorado en periodismo, lo sé. El problema es que cuando uno habla con un policía uniformado y en horario de trabajo: pasa de ser alguien normal a alguien que intenta presumir un extenso léxico que nada más no es extenso. Para los que no sean mexicanos, si quisieran tener esta crítica más documentada, sírvanse de ver en páginas de internet que tengan videos cualquier nota en la que algún policía (bomberos y paramédicos de la cruz roja también sirven) tenga que dar su versión de los hechos. Normalmente escucharán joyas como:

“Eh… pues… en el automóvil, eh… venían  cuatro ocupantes, eh… un varón alcoholizado y tres femeninas… eh… que, al perder el control, eh… se precipitaron en contra de un ‘biodo’ que… eh… pernoctaba… eh… en la… eh… acera lateral de la vía Lázaro Cárdenas y… eh… resultó con… eh… la muerte del ‘biodo’ en cuestión.”

Léase el párrafo anterior con la velocidad necesaria para durar 45 segundos aproximadamente.

Les aseguro que si el policía dijera algo como “Detuvimos a un hombre y tres mujeres porque venían borrachos. Cuando perdieron el control de su auto, atropellaron a un hombre que dormía, borracho también, en la banqueta de la Avenida Lázaro Cárdenas”, lo podría decir sin pausas incómodas ni muletillas. Son sólo las ganas de oírse “profesional” las que impulsan a estos hombres a salir, irónicamente, mal en la televisión.

Los Vendedores

Es absolutamente ubicuo el vendedor que intenta endulzar el oído del posible comprador con palabras que lo hagan verse profesional y a la vez que ensalce su producto. Aún cuando los vendedores tienden a ser mucho más fluidos que los policías cuando están intentando hablar correctamente, lo más normal es que ellos estén usando palabras que de plano llenan los segundos y gastan oxígeno y tiempo, pero a la vez tienen el mismo contenido que si estuvieran callados: no dicen algo a favor de su producto ni elogian al cliente, sólo cantinflean.

Omitiré las frases que están mal construidas pero se manejan normalmente en el país en el que vivo (por ejemplo: “en base a”, pocos mexicanos saben que se debería de decir “con base en”), ya que no es menester saberlo. Deseable, pero no obligatorio. Las que SÍ voy a incluir, vaya… Cualquier frase de vendedor estará plagada de expresiones como

“Pues ahora sí te voy a decir…” (cúando no te lo había podido decir?)
“Yo te vengo manejando…” (los productos, a menos de que sean automóviles, no se pueden manejar, y si me intentan manejar, créanme que no me dejaré)
“Lo que viene siendo…” (viene? o es?)
“Lo que se está viniendo esta temporada” (fuera de pornografía, esta frase simplemente está mal)

Lo mejor, obviamente, es cuando se convierten en McDonald’s y te ‘enconvierten’ las frases en un combo de nada:

“…Pues ahora sí te voy a decir lo que se está viniendo esta temporada, en el área de labiales, yo te manejo lo que viene siendo el anaranjado. Te lo recomiendo mucho porque se me está vendiendo bastante…”

En mi rancho, eso -sin resumir- sería: “Esta temporada te recomiendo nuestro labial color naranja, se vende mucho.”

Junto con “Agarra y dice…” o cualquier combo mexicano de “agarrar y (acción)”, son cosas que logran que mis intestinos traten de ahorcarme. Y para cerrar este escrito, les paso una rápida lista de palabras o conceptos que, si quieren verme sufrir, usen en mi presencia:

Catálago.
Gisnacio, ginaccio, gibnasio.
Bisté (sé que está bien dicho; lo odio)
Tortas hogadas.
Cualquier diminutivo innecesario o inexistente. Ejemplo: Edadcita.
Coptel.
Doptor, doitor.
Tatsi.
Picsa, Pipza.
Tegnología.
Difieriencia.
Fustrar.
Defasto.
Alubno.
Eficientar.
Gerenciar.
Manejante.
Aparquear.

BONUS TRACK

Palabras que sí existen en otros idiomas que me cagan: Pasteque (francés) y Fusaguto (Japonés).

Y aún más Nabidá.

Posted: 18 December, 2010 in Suociedad, Vida

SHAMELESS PUBLICITY: No hay suficiente amargura en tu vida? Quieres que alguien más  se queje de cosas cotidianas en 140 caracteres o le eche porras al sexo? @Kiioro en twitter hace eso.

***

Como se habrán imaginado basándose en mi artículo anterior, oh 4 lectores, sí, odio la época navideña. Fuera del asco comercial, las películas sosas, la estúpida música ubicua y la enorme hipocresía que se vive en estas fechas, hay otra cosa que me caga las bolas. Los putos intercambios.

Habrán de saber que yo odio los intercambios y no es infundado ese sentimiento. Recuerdo mi primer intercambio. Quinto de primaria. Dijeron que era un intercambio de aproximadamente 50 pesos (en ese entonces más que suficiente, estamos hablando de mis épocas de por ahí de Salinas y los CDs aún no existían– en México). Así que voy por la vida buscando una puta Keroppi (la rana pedorra de Hello Kitty) para mi intercambio, y espero con ansias mi primer intercambio. No esperaba un Stretch Armstrong, sabía que esos eran caros, pero… tal vez… dinosaurios o algo así chiquito de plástico, cosas de arqueología, un cubo rubik, cualquier chingadera para un niño ñoño y ávido lector.

Así que comenzaron el intercambio y empezaron a darse abrazos entre los intercambiarios. Yo no estaba enterado de ese ritual! Me iban a abrazar! Joder. En fin, lo superé. Entonces le tocó a una mujer. A la cual llamaremos Cristina P. Oh, es muy obvio. Le diremos C. Pérez. En fin, pasa ella y me voltea a ver y dice mi nombre.

Casi salté de mi asiento. En quinto de primaria yo ya era un tanto amargado y la chispa de la vida no me daba mucho para ser optimista, bastante me molestaba la escuela, la religión y mis compañeros. Pero era Navidad, chingada madre, ¡algo bueno tenía que pasar! Llevaba una caja de zapatos envuelta (al menos a juzgar por su tamaño) y me emocioné aún más, era algo grande. Así que casi arranco la caja de sus manos y la abro con avidez. Para sacar de su interior..!

Un puto paliacate. PALIACATE. En serio?

Me dio un abrazo, lo medio respondí y vi mi cajita de regalo para la otra mujer a la que me tocó. Ya no lo quería entregar. Después de la mierda que me dieron… pero ya estaba hecho el daño.  Le dí a esta morrita su caja y sus ojos brillaron cuando vio el peluche. Y díjeme, “pues a chingar a su madre, ¿qué justicia hay?” Fue una de esas épocas en las que mi corazoncito aún no era negro, pero ese fue un punto más que le robó luz.

Fast Forward a sexto de primaria. Misma dinámica. Ya era más desconfiado, pero obviamente estaba dispuestísimo a darle otra oportunidad a la gente -estúpidamente- y entré al siguiente intercambio. Así que era de algo más. Esta vez no recuerdo qué compré, pero incluso puse como 15 pesos de más (recordemos que en ese entonces 15 pesos te daba para gansito, refresco y papas para 2 o 3 personas) para no comprar una gachada.

En ese entonces fue en el Baby Rock, difunto antro de Marina Vallarta. Se hizo todo el malabar típico del intercambio en una tardeada con música de La Bouche y Ace of Base… en fin, di mi regalo porque creo que me tocó abrir. Y evidentemente me tocó al final. Más emoción acumulada para… Una pinche cangurera morado fosforescente con amarillo pollo más corriente que un albur que hable de la menstruación.

Secundaria? Me dieron una pinche ranita de poliestireno dentro de una puta cajita de madera. Y fue cuando dije “nunca más”.

Odio los intercambios porque uno intenta hacer justicia -y no quedar como persona de mal gusto dando guarradas- para que alguien llegue y te obsequie una mamada como un CD de Abba o algo más insultante. Yo acepto de mejor gana una mentada de madre que una recopilación de música navideña, por ejemplo. Pero qué ha sucedido?

En la escuela de estilismo a la que voy decidieron hacer un intercambio. Y yo pensé “pues bien por ellos”, hasta que llegué un día y me dijeron “Hey, no te hemos dado tu papelito”.
“No importa, no voy a entrar”, respondí. Pusieron cara de haber recibido una bofetada -lo cual me da igual, por cierto-, pero después me respondieron con algo horroroso:
“Pero… ya metimos tu nombre, tienes que entrar para que se pueda cerrar el círculo. Y tienes que escoger si quieres que te den pantunflas [sic], bufanda o bolo (no el trozo de madera, un montón de dulces). Es de $100 el regalo”.

Y de ahí no los pude sacar. Me dijeron que debería de dar ‘Kris’ diario [el cual, por cierto, creí que se referían al arma pero no tenía sentido, después me informaron que es un “Krismas” (insértese cara de asco y horror por el anglicismo tan mal adaptado)]. Pues, PUTA MADRE. Ya qué, ¿no?

Así que tomé el papel y me tocó una doña de ahí. Exigí que se hiciera un papel con preferencias. Junto a mi nombre, escribí en letras grandes “DULCES: NO CHOCOLATE“.

Y al día siguiente, no había Kris ni Keris, ni Cri siquiera. Al otro día, había dos cosas, para compensar. Unas Chokis, galletas con chocolate, y un puto Carlos V (barra de chocolate). Ahora, no sé cuántos tipos de pendejos haya, o qué tanto se tiene que estudiar para llegar a una estupidez de tal magnitud, porque por casualidad no se hace.

Levanté mi voz y dije “Hey, Kris, soy Jorge. El único hombre del intercambio. Por favor, no más chocolates. Lo escribí. Gracias. Puta infeliz.” Las últimas dos palabras las dije en susurro, claro está.

Más desilusionado, fui recibiendo a lo largo de 3 semanas una vez por semana dulces al azar y yo diligentemente entregaba diario un pinche dulce. Para mi amargura, ya sabrán de qué humor me ponía la falta de responsabilidad de esta mujer. No estaba obligada a darme un oral a diario, era un PINCHE DULCE, aunque fuera un chicle de unos cuantos centavos.

Empecé a tachar en una lista imaginaria a las mujeres para saber a quién le había tocado. A las dos semi inteligentes las descarté de inmediato. A la que asistía diario y la veía depositar dulces, descartada. A la mujer horrenda que se quejó de ser responsable y no recibir, descartada. Y así, fui descartando a mis compañeras restantes: Femme Fatale Fail, Godawful, Meh, Old Lady, Buchona, Incompetente, Sortofwant… lo que me dejó a Fuckingugly (son mis apodos mentales para ubicarlas, no me sé sus nombres). La señora chaparra, fea e irremediablemente pendeja que quiere conmigo.

Sudé frío, literalmente, al darme cuenta de que esa señora que me mira de manera tan desagradable, me iba a abrazar.

Se acercaron inexorablemente las horas para el intercambio con cada día que pasaba. Y sucedió lo inevitable. El puto intercambio. Abrió una señora y empezaron a dar regalos. Llegó tarde Fuckingugly y noté que traía una bolsa de supermercado mal amarrada con un perro de peluche dentro. Y una maestra trajo un montón de dulces, una canasta retacada, hasta sabritas había. Díjeme “Caray, mi sentido de detective vale para pura madre. Pobre pendeja a la que le toque Fuckingugly, ni siquiera compró envoltura barata, se nota qué es. Bueno, al menos no me va a abrazar”. Yo compré una bolsita con un árbol de navidad que no se viera de la chingada para ser barata. Ahí coloqué las “Pantunflas Fiusha [sic]” que me encargaron.

Y bien, de repente se pone de pie la maestra, yo ya me andaba parando cuando dice el nombre de otra maestra. Sólo pude pensar una cosa:

“Por los pezones de la Virgen! Sí le toqué a Fuckingugly. Mierda, mierda, mierda, mierdamierdamierdamierdamierdameiayrhgb7yat .”

Y sí, se puso de pie y dijo, con su horrísona voz, mi nombre. Me paré y saqué el pecho, endurecí los hombros y le dí el abrazos de político hipócrita más alejado que pude, con la menor cantidad de contacto físico y ella intentó lo contrario, para mi creciente terror. Pero no se quiso ver obvia y me dio la puta bolsa de super. Lo abrí con desdén desenmascarado (no iba a ser hipócrita si me está regalando un peluche en vez de 100 pesos de dulces, escogí los dulces porque no confiaba en su buen gusto para ropa…) y la inscripción la leí en voz alta con tono neutro:

Peluche con chocolates finos“.

Ah, sí. En cuanto dije la palabra ‘chocolate’ un relámpago de duda cruzó por su cara.

“Ah… no te gustan los chocolates, verdad?”
“No importa.” Lo dije no con tono de ‘despreocúpate’, si no con tono de ‘no hay más que hacer, la pendejada monumental ya la hiciste, gata ordinaria con inteligencia de Windows ME‘.

Le di el regalo que compré a la otra mujer, acompañado de su obligado y escueto abrazo y puse en twitter una o dos cosas de lo que pensaba.

Porque… déjenme aclarar mi garganta vía teclado. Incluye uno o dos insultos de la temporada.

Qué tan putas madres difícil es leer “NO CHOCOLATE”? Qué tan complicado es COMPRENDERLO si eres mexicano y hablas español como tu primer idioma? Qué chingada parte de “Bolo” o “Dulces” les parece incomprensible? Mierda de Rodolfo el Reno es lo que hay en ese cerebro, MIERDA! O qué, ¿HAY UN SINÓNIMO QUE ABARQUE DULCES Y PELUCHE?! QUÉ TAN ATROFIADO, MARCHITO Y LLENO DE PLOMO Y TEFLÓN DEBES DE TENER LA CABEZA PARA NO COMPRENDER ALGO TAN SENCILLO, POR LOS HUEVOS DE LOS REYES MAGOS?!

A la mierda con su puto espíritu navideño de la chingada, me paso por las bolas sus putas costumbres mal adaptadas de la saturnalia y fiestas de Yule. He dicho. Nunca, never, jamais, nimmer, nunquam, naefre volveré a entrar a un pinche intercambio a menos de que haya favores sexuales antes, durante o después. Si se enteran de que entré a un intercambio, alégrense por mí en ese aspecto.

Carta A México

Posted: 17 November, 2010 in Suociedad

Mi estimado México:

Me encuentro escribiéndote porque tengo que poner en algún medio que se pueda leer el cómo me siento por tí, me veo en la necesidad de explicar mi relación amor-odio contigo.

México, gracias a tí soy quien soy. Eso es bueno y malo, esto es un reproche y una felicitación. Gracias a tu gente amable creo que hay esperanza para el mundo. Gracias a tu gente amable pero intolerante y con punto de vista medieval no puedo creer que estemos en el siglo XXI.

Me has motivado a crecer porque hay gente que me ha apoyado, pero lo que más me ha hecho esforzarme por ser mejor es la enorme cantidad de gente que muere de ganas de verme fracasar; que cada vez que encuentras una oportunidad para ponerme piedras en el camino, la tomas. A fin de cuentas, es más motivación para mí superar los obstáculos que tomar  refugio en palabras cálidas.

Por tí me importa poco qué piensen los demás. Porque los demás piensan demasiado en todos y cada uno de los demás; por ese morbo estúpido me he vuelto en alguien que hace las cosas, y las hace con más gusto si eso que quiero hacer molestará a muchas otras personas.

Me has enseñado a amar los recursos naturales y a mirar con asco cómo la mayoría de mis compatriotas los desperdician, ensucian, malbaratan y destruyen sin mayores miramientos.

He aprendido por tí a valorar las diferencias entre las personas porque tú prefieres que seamos uniformes; me has enseñado que tú y yo no pensamos igual: para mí, madurar significa aprender y aplicar lo aprendido en la vida… y para tí, madurar es amargarse y aprender a salir adelante usando los medios necesarios, de preferencia, entorpeciendo a los demás porque, “si no puedo avanzar, al menos los demás irán para atrás y yo estaré mejor”.

Por tí ahora sé que el pueblo odia al gobierno y el gobierno ve con desdén al pueblo; que los ricos usan a los pobres cuanto pueden y los pobres joden a los ricos cuando pueden.

Comprendo ahora que vives la hipocresía día con día, al decir ser laico pero al abrazar costumbres católicas y reprochar a los que no las siguen; al exigir a EUA que trate a nuestros migrantes ilegales con dignidad cuando tú mismo tratas como mierda a los sudamericanos en esa misma situación aquí dentro; al decir que todas las voces son México pero sólo escuchando a los que gritan y destruyen…

Que la hermandad existe porque tenemos relaciones únicas y pacíficas con el mundo y que le apuestas a que seamos uno solo entre todas las comunidades dentro de tí.

Que odias silenciosamente, callas por ser amable, pero eso no limita tus acciones. Que el nepotismo es el pan de cada día y la inconformidad sin propuesta de solución es tu credo.

Que sé que si todos nos aceptáramos y nos tratáramos de ayudar, estaríamos por encima de cualquier otro país pero no lo hacemos porque gente como yo no da el primer paso. Y no doy el primer paso porque, al igual que los demás, tengo miedo de que en cuanto intente ser buena persona, venga alguien a tratar de aprovecharse de una buena intención.

Que elegimos y colocamos en el poder a ineptos retrógradas y después nos quejamos por haber hecho una decisión poco informada, que no leemos pero queremos ser cultos, que no comemos bien pero queremos ser esbeltos, que no somos porque no nos dejamos ser.

Te odio. Y creo que tú a mí también. Y muy probablemente te quiero de una manera retorcida, tal como tú lo sientes por mí. No sé si insultarte o compadecerme o incluso agradecerte; si bien pudiera hacer las tres en una sola palabra, lo haría.

Pero heme aquí, un mexicano anormal, anónimo e inconforme; terriblemente confundido y desmotivado pero -estúpidamente, tal vez- esperanzado. Lo peor de todo es que dudo que sea el único, pero dudo de cómo proceder. Abandonarte sería dejar atrás mis problemas, pero también mis responsabilidades hacia tí; quedarme… no sé qué implicaría quedarme.

 Piensa lo que quieras de mí, ya sería ventaja si tú supieras eso; yo no sé qué pensar de tí. Sé que esto no soluciona ninguna otra cosa que no sea desahogarme, pero, como ya mencioné antes, tenía que hacerlo. No quiero deprimirte, no quiero motivarte, quiero que sepas qué pienso.

Ten la amabilidad de pasar un buen día.

Últimamente he visto cosas que no creí posibles a estas alturas de la vida, donde hasta tratan de meterte mercadotecnia en el pinche aire. Todo mundo intenta retacarte su idea para que compres algo.

No obstante, estos ejemplos que les daré, me imagino al director de la compañía / evento / servicio diciendo “Qué? Gastar en mercadólogos? Nada más vendan mi pinche producto, me vale madres como”.

A) El CD

Estando en una convención de esas a las que voy de cosas orientales, comics y la chingada… primero que nada, era una convención patrocinada por Mr CD, así que yo asumí que sería barata. Salió en 70 pesos la entrada. Para un “evento” que fue UN TERCIO de lo que normalmente es. Fui a ver a Darkness Eyes; su presentación de coreografías.

Después de esperar hasta las 1830 horas, se me hacía raro que no comenzaran, habían dicho que sería a las 6 pm. Como buenos mexicanos, los organizadores siempre tardan, pero no había habido ningún anuncio y… se suben 4 hombres al escenario. Treintones y cuarentones. No se veían como el típico geek u otaku que uno se encuentra en esos eventos, de los que van a cantar en japonés, chino o coreano. Extraño.  Y se ponen a afinar instrumentos.

A afinar instrumentos durante reputísimos VEINTE MINUTOS. Al minuto quince yo pensé “Estos weyes van a ser como la mezcla de Pink Floyd con Queen y Los Beatles en cuanto a performance, porque 15 minutos de afinar está cabrón…”. Y tocan 2 canciones. En español, olvidables, intrascendentes. Mal cantadas. Con una batería mala. Una guitarra que no iba a tiempo. Y se bajan. La lona de Mr. CD era como una burla a todos los que habían ido ahí.

La gente gritaba “Baile! Baile! Baile!” y nosotros asumimos que Mr. CD ya había jugado su broma y finalmente darían comienzo al concurso de baile que atrae a más personas. Pero no.

Se sube otro grupo. A cantar en español. Se tardaron 4 minutos en afinar, eso sí, a diferencia de los otros (que para acabarla, llegaron con actitud de diva y pz yo soy más conocido en mi barrio que estos weyes en la convención…). Los pobres tipos no tenían ni idea de qué pedo, a qué público iban. Traían buena actitud, eso sí, pero… Ni una canción de cómic, caricatura, película, ni una sola canción en idioma extranjero. Sólo una mezcla de música emo con pop y balada rock en español. En una convención de comics japoneses. Ah, sí, por cierto, se chingaron todo su CD en vivo a pesar de que la gente NO pedía más.

Cuando terminaron de tocar, aplaudieron como locos. Ocho personas. Familiares de los integrantes de la banda.

Qué pedo, MR CD? QUÉ PEDO?! Es como si yo llevara a un grupo que canta heavy metal / indie tailandés a Intermoda como opening act. Al público meta le vale pito y hasta se molesta. Yo no soy muy docto en esto de la mercadotecnia, pero tengo entendido que cuando alguien que va a sacar un CD y lo va a promocionar, NORMALMENTE hace algo que algunos cuantos extraños científicos dementes llaman “estudio de mercado”. Digo. A veces. No sé por qué harán esas pendejadas, verdad?

Nota: De hecho, hicieron la competencia de baile mientras los ocho familiares gritaban “otra! otra!” y dejaron a los grupos abandonados. Y qué mierda de convención.

B) Expo Tatuaje. Ambiente Familiar.

Pues me hice otro tatuaje y fui a otro tipo de expo. Expo Tatuaje (“oh sorpresa! Te hiciste un tatuaje en expo tatuaje! Yo pensé que sería en Expo MonjasViejitas!” No sean sarcásticos, pues) tenía un flyer (flayer o como le quieran decir)  que decía en letras grandes “Ambiente Familiar”.

Y para ser sincero, yo estaba intrigadísimo. ¿Ambiente Familiar? Normalmente en la cultura mexicana, la falta de conocimiento y apertura a distintas costumbres ha relegado el estereotipo de los tatuajes a los cholos, chicanos, expresidiaros, jóvenes “cool”, tipos que tienen Harleys y a mujeres que, por lo general, son consideradas o putas o alternativas -o putas alternativas-, además de las jóvenes cool. Ya ven, México lindo y querido.

Pues fui el sábado (primer día de la convención) a ver a mi tatuador. Hablé con él, y mientras lo hacía, me vi rodeado de lo que debería de haberse llamado “Expotatuajes mal hechos” porque, válgame la chingada, qué horrendos estaban. Yo asumí que irían a corregírselos a la expo y encimarse algo decente, pero parecían estar presumiendo sus tatuajes. Digo, sí había tatuajes decentes, pero… En fin. Desvarío de nuevo. Decía que, mientras hablaba con mi tatuador, en los altavoces se escuchó la melodiosa voz del presentador. Ah, digo, si con “melodiosa” ustedes se imaginan en realidad “aguardentosa y un tanto drogada”.

Ahora sí, hijos de la chingada! Vamos a regalar un tatuaje! No sean putos! Necesito TRES CABRONES que se suban al escenario a hacer lagartijas. El cabrón que aguante más, se lleva el tatuaje“.

El presentador siguió hablando con su culto y refinado léxico durante un rato hasta que se subieron tres personas y se pusieron a hacer lagartijas entre gritos de hombres repletos de insultos y chiflidos obscenos.

Ambiente familiar, claro que sí. Ya me veo yo, dentro de una cantidad desconocida de años llevando a mi hijo de 4 años “Ven acá, hijo mío. Es hora de que vayas a tu primer expo tatuaje, al cabo, es un ambiente generoso y sano, para que conozcas a otros niños como tú y hagas amiguitos!”. Lo haré probablemente… eh… nunca.

Tenía otro ejemplo, pero el celular no puede con un post más largo. Heh. En fin. El domingo el ambiente fue un poco más familiar, pero aún no… Y me convertí en la espalda más famosa de la expo. En fin, comenten! El blog ha vuelto a la vida! Suscríbanse al RSS para que no vengan a visitar la página en vano.