Ser… Batman

Posted: 18 January, 2011 in Suociedad

Hola, soy Kiioro, y para los que no me conozcan, usaré las palabras de Hans para describirme. “Vato, eres una mierda de persona hacia los demás.” Así que si se van a herir sentimentalmente con algo escrito, sáltense esto. Me refiero a ustedes, gente súper-sensible.

Si han leído esto, saben que soy un grinch. Odio la navidad, los intercambios, los cumpleaños y las cursiladas. Así que no les habrá de sorprender que hay otra cosa que odio en este mundo y de eso se trata este post.

No tengo un cuerpo perfecto (aunque bien me esfuerzo por llegar a tenerlo), pero conozco mis límites, mis posibilidades y lo que debo de hacer para llegar a ello -por ejemplo, ir con una nutrióloga- y realmente intento seguir sus instrucciones para llegar a eso.

Pero estos últimos días han sido una verdadera CHINGA cuando intento ir al gimnasio a trabajar en mi cuerpo. ¿Por qué? Porque está repleto de gordos platicones.

Aún cuando sería muy fácil -y probablemente divertido- tomar la actitud de “Go be fat somewhere else”, yo soy alguien que respeta mucho el intento de ser una persona mejor. Pero un intento verdadero, no mediocridades. Y así como tengo que esperar a que Gorda A termine de platicar gon Gorda B para poder usar una máquina de ejercicio de pecho en la cual está sentada SIN USARLA, eso mismo pasa con el resto de las máquinas.

De pronto, el gimnasio se atascó de gordos que platican usando las máquinas como sillas. Y traen unos pants Nike que habrán costado mucho, tenis Adidas que se ven relucientes y nuevos, bandas para la frente apenas estrenadas, monitores de ritmo cardíaco sacados del empaque hace unos días, porta-iPods para el antebrazo, camisetas con tecnología para deshacerse del sudor y calcetines ergonómicos.

¿Ya saben a dónde va esto?

Sí. Los putos propósitos de año nuevo. Es la única explicación por la cual alguien gordo tiene tanto equipo nuevo encima y está en el gimnasio sin hacer ejercicio. Seguramente los primeros días del año escribió en un papelito “Hacer Ejercicio” y fue a una tienda de deportes a comprarse TODO lo necesario para ejercitarse, faltándole algo: Voluntad.

Esa no se compra, pero cuando falta CÓMO LE CAGA LAS BOLAS a las personas que sí vamos a hacer algo. Le pedí a Gordo C que me permitiera alternar con él y me miró feo. Claro que lo hubiera comprendido si realmente estuviera haciendo abdominales en vez de estar platicando con el manatí que creo que era su pareja o algo así.

Después de analizar esto y toparme con escenarios similares los días siguientes, le pregunté al del gimnasio si esa era temporada alta y dijo “La más alta, después está la que viene justo antes de vacaciones de verano.”

En otras palabras, esperamos que milagrosamente los pants Nike nos obliguen a correr o que mágicamente éstos nos hagan adelgazar sin mover un dedo.

Así que díjeme “A la mierda con estas ballenas autoengañadas, voy a una tienda de deportes a comprarme cosas para hacer ejercicio en mi casa.”

Y deportes Martí estaba hasta el huevo. Gorditos comprando bicicletas estacionarias, gordotas comprando escalones para aerobics, ultragordos comprando sudaderas y pesas… es demasiado para ser coincidencia. Y lo triste es que estoy convencido que este no es el primer ni el último año en que pasa esto.

Así que de metiche ahí voy a preguntar a una tienda de autoservicio y, tal y como sospechaba, las ventas de cigarros bajan en enero. Pero se recuperan para Febrero. No es información oficial, pero creo que a nadie le costará trabajo creerme que la gente hace los propósitos de año nuevo típicos y les dura aproximadamente 20 días el furor, 2 meses los más aguerridos y sólo unos cuantos realmente cumplen algo.

Para qué chingados nos esperamos al año nuevo para proponernos cambiar? Acaso hay diferencia en proponérselo un 5 de noviembre a un 1 de enero? Yo empecé a hacer ejercicio en una fecha al azar y aún sigo haciendo.

Yo creo que los propósitos de año nuevo son una pendejada. Si quieres hacer algo, hazlo. Sólo hazlo. Punto. El que lo hayas postergado para el inicio del año debería de decir algo. Se me hace tan respetable como esas personas que se ponen calzones rojos para viajar más el siguiente año o que salen a correr con paraguas o mamadas así la noche de año viejo. Creo que, cósmicamente, lo único que logras con seguridad es verte ridículo.

Si quieres hacerte vegetariano, hazlo HOY. No te esperes a que sea 31 de diciembre para comenzar. No gastes dinero en estupideces. Ni tiempo. Si realmente no lo quieres hacer, no lo hagas y ya. No tengo nada en contra de los intentos. Tengo mucho en contra de que la gente se haga pendeja y afecte a los demás.

Si uno de esos pinchemil gordos que entraron al gimnasio al que iba se queda, estaré sorprendido.

Porque esto de los propósitos de año nuevo habla mucho más que de fuerza de voluntad o de mamadas que hacen a fin de año: habla del bajo nivel de compromiso que tenemos como cultura.

Tal vez me equivoque, pero yo creo que la gente en este país se casa legalmente porque le tienen miedo al compromiso hablado. Si no hubiera firmas en los papelitos, muchas parejas estables no seguirían juntas. Tienen que ser amenazados como niños pequeños para seguir cumpliendo. La única pareja en unión libre que yo conozco que haya funcionado en México, de mexicanos, son unos tíos. Y terminaron casándose porque tuvieron bastante presión social (ya tenían 4 hijos, el más grande como de 15 años). Fuera de eso, las parejas en unión libre que yo haya visto que sigan juntas han sido extranjeras.

Por otra parte, esto me está llevando a un pensamiento que tal vez deberíamos aplicar en nuestro país: el Contrato del Propósito de Año Nuevo. Escribes un propósito y si no lo cumples, BAM! Multa de pinchemil salarios mínimos. Así veríamos cuantas personas REALMENTE piensan cumplir todas las mamadas que escriben en sus papelitos olvidados.

Porque para propósitos de año nuevo que me GUSTARÍA que funcionaran aún cuando no me vaya a esforzar, pues claro que yo les lleno una lista:

Tener sexo infartante. Diario.
Construir un teletransportador que me traiga comida orgánica desde Chiapas.
Tener el cuerpo de TJ Wilk haciendo ejercicio 1 vez al mes.
Tener el mismo sex appeal que Johnny Depp y Beckham. Juntos.
Ser patrocinado por Moschino, Burberry, Zegna y Hugo Boss con ropa a la medida.
Ganar un Grammy, un Emmy, un Oscar y un Nobel.
Aparecer en la portada de Time, Vogue y el Scientific Journal el mismo mes.
Convertirme en el próximo James Bond.
Ser inmune al SIDA.
Ser Batman.

¿Ven? También yo puedo tener propósitos de año nuevo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s