No dejen caer a sus bebés.

Posted: 22 April, 2010 in Uncategorized

Hoy les ofrecemos: No dejen caer a sus bebés.

Básicamente, aún cuando ya había notado este fenómeno, fue hasta hace poco que me dí cuenta de lo generalizado -y peligroso- que es. Esto es causa y razón por la cual el mundo actualmente está como está. Contexto:

En la última convención de anime y mugres similares a la que fuí (no me centraré en las gordas asquerosas, lo juro, y no tiene nada que ver con anime, esto es válido en todos los aspectos de la vida), lo que vi es por qué existió la tesis de Justin Kruger y David Dunning.

Fuera de los terribles e innecesariamente reveladores cosplay, los intentos baratos de ganarse al público con besos lésbicos (que si tomamos en cuenta el público meta, es un método casi a prueba de fallas) y los acechadores de mujercitas bastante perturbadores, hubo algo aún más interesante que, si bien no es nuevo, es merecedor de su propio tema.

El pinche exceso de confianza en sí mismo.

¿A qué voy con esto?

No, no son los gelatinosos, descomunales y vibrantes estratos de lonja que van al aire libre, tambaleándose fuera de la pobre y mal hecha prisión de un cosplay. No, en este caso es algo que va más allá (porque lo engloba , junto con otros temas más).

¿Conocen a alguien que, poniéndolo en palabras bonitas, decentes y tratando de ser gentiles, canta de la verga? ¿Y que esa persona, no sólo no se da cuenta, si no que jura ser buen@ en lo que hace?

Eso es un problema que arrastra el ser humano y que lo traemos todos. Recordemos nuestras pendejadas más grandes de la vida. Normalmente las hicimos y llegamos a tales puntos cuando no fuimos precavidos y nos lanzamos sin más a hacer algo.

El efecto Dunning-Kruger es eso. La gente que es realmente nada apta para algo, muchas veces puede creer que tiene talento… y viceversa. Personas muy talentosas pueden estar seguros que son patéticos al hacer algo que, a decir verdad, nos deja asombrados.

En el último caso, esto es porque normalmente los talentosos hacen tal hazaña con facilidad y asumen que todos los demás pueden lograrlo con el mismo mínimo esfuerzo, además de que se centran en sus errores. Por lo que creen que lo que están haciendo es mediocre.

En el caso de los que están en el hoyo, cavando y seguros de ser un bastión de talento… no hay explicación hasta el momento. Así que es aquí cuando yo opino que, para fallarle tan desmadradamente, es necesario algo así como dejar caer a tu bebé desde mínimo dos metros de altura.

Es como dañarse el centro de equilibrio relacionado con el oído, pero en vez de eso, se pierde la proporción de dignidad y el ego se infla estratosféricamente, dando como resultado…

Gente berreando mortuoriamente en el micrófono como si fueran plañideras con música de fondo en algo que llamaban Karaoke. Un terrible travesti con un toque “lindo” (que tenía de lindo lo que tiene una extracción de larva de moscardón de un cuerpo humano). Un tipo más escuálido que yo, sin camisa, pavoneándose vestido de no sé qué personaje.

Y eso es en una convención, pero eso no está limitado al anime. Todos conocemos innumerables casos de ello. Y lo peor es que el mundo está realmente jodido porque las personas más aptas se sienten imbéciles y no lo intentan.

Si no hay coches voladores, ¡yo culpo al efecto Dunning-Kruger! Estamos rodeados de pendejos que manejan como si estuviéramos en Mario Kart, pasando a 2 cms de tu coche y todavía te ofenden, como si un choque sólo causara que salieran estrellitas alrededor nuestro. Y genios mueren en las sombras sin dar al mundo sus conocimientos.

Oh, Carlitos Darwin, nos odiaste, ¿verdad, puto?

Advertisements
Comments
  1. Esnorlacks says:

    Digo que te puedo decir, coincido en un 110% en lo que dices, ciertamente hay personas que no solo no son aptas para hacer algo si no que nacieron con una discapacidad notoria para hacerlo.

    demos un ejemplo claro y conciso… con mis reflejos de gacela…. con dos semanas de descomposición me es completamente imposible hacer malabares con cosas… por eso me abstengo de hacerlas, en cuanto al efecto contrario… he notado en mi no tan corta vida que tengo un oído privilegiado y un poco educado, creía que todo mundo era como yo y eso no me hacia ni menos, ni mas especial… pero me he dado cuenta que estamos rodeados de ineptos musicales que les da lo mismo escuchar a una cosa u otra simplemente porque esta de moda.

    Regresando al tema central “Dejar de caer al niño”… las discapacidades son una cosa grave, pero creo que lo mas grave es la severa idiotez con la que crecen, “si los idiotas del mundo son por causa de esto”… creo que no porque con la cantidad de idiotas que el día de hoy rondan por la calle veríamos un promedio de 9 bebes aventados al suelo por hr. y todavía no veo que hagan eso.

    Saludos….

  2. kiioro says:

    Oh, pero yo no hablo de los pendejos cualquiera.

    Yo hablo de los pendejos especiales 😀

  3. S6C says:

    Debe ser cierta esa teoría, no la conocía y es buena. Sin embargo en el caso de la gente del karaoke que canta feo… pienso que el 90% de ellos están conscientes de que cantan mal y aún así lo hacen por diversión, por joder, por quemar calorías o lo que sea, razón por la que no aplica del todo la teoría.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s