El Complejo Bella

Posted: 18 November, 2008 in Crítica

Aprovechando que saldrá pronto en los cines Twilight (Crepúsculo), escribo esto. Me saltaré por completo la calidad de literatura, eso ya es cuestión de gustos; no tenemos que recitar a Foucault o Shakespeare para llamarnos “lectores”.

Algo que me llamó la atención cuando hojeé libros de Stephenie Meyer fue la personalidad de la personaje principal, Bella Swan. Twilight comienza una línea de historias en la que ella tiene una personalidad excelente… si fuera una mujer que vivió hace dos siglos o más.

Increíblemente sumisa, Bella está dispuesta a dejar todo en su vida por tener a Edward. Por fortuna, no tiene vida, sólo vive con su padre y no tiene pasatiempos notables, ni un trabajo que le guste, no está dispuesta a convertirse en nadie importante ni tiene grandes aspiraciones en esta existencia a ningún nivel (espiritual, mental, material, artístico). Es una muchacha que es feliz siendo anónima, intrascendente, gris de personalidad y blanco de ataques por parte de otras mujeres. Su vida es él, si él la quiere, todo está bien con ella. Si él no le hace caso, se vuelve suicida. Lo interesante es que Edward Cullen (el vampiro de quien se enamora) más bien es un hombre serio, atractivo, discreto, de fuertes convicciones (como para evitar tener sexo con ella, ya que él quiere estar casado para eso)… y a la vez preocupantemente controlador. No importa, Bella es feliz siendo subyugada por él.

Él, en un punto de la historia, manda raptar a Bella (sí, la manda secuestrar) porque se da cuenta de que ella cree estar enamorada de otro hombre (que para “ganar” su amor intenta abusar sexualmente de ella, la besa por la fuerza y también amenaza con suicidarse si ella no corresponde a su “cariño”). Naturalmente, Edward cree que la solución para librar a Bella de estar enamorada de otro hombre abusivo es privarla de la libertad. ¿Qué es lo que Bella opina de todo esto? Que el “joven” Cullen es sólo un poco sobreprotector y lo hace porque él en realidad la ama.

¿A dónde voy con todo esto? Me gustaría decir que sólo quiero criticar la misógina personaje del libro, pero el punto en realidad es que hay muchas mujeres así allá afuera. Conozco a varias señoritas que les gusta ser tratadas así, o al menos eso dan a entender. Para evitarme problemas, cambiaré la situación exacta y los nombres, pero daré unos ejemplos que me ha tocado conocer casi de primera mano, las llamadas angustiadas por celular, las cartas, el relato emocionado de ella que lo hace a volumen tan alto y tan cerca de mí que no puedo evitar escucharlo…

A) Lourdes
Ella cortó con su novio porque creyó que no podía más con él. Le mentía en cuanto a sus actividades diarias, decía que no bebía en exceso y para compensarlo, agregaba al final que él la quería mucho. Así que después de varias discusiones, decide terminar su relación. ¿Qué es lo que hace él para reconquistarla? Hablarle por teléfono, fingiendo depresión (o tal vez estando deprimido en verdad), diciéndole que la extraña y que su vida no es igual sin ella. Sin promesas de cambiar, sin pruebas de que ha mejorado para ser de nuevo alguien que la merece, ella cae rendida ante dos que tres palabras de poesía barata.

En menos de una semana, la veo deprimida porque se enteró que su novio otra vez está mintiéndole y haciendo cosas que ella no aprueba. Lo hace a un lado y piensa salir a probar suerte con otros hombres, estando fuera de su relación con él, tiene la vida por delante. Jura no volver con tal imbécil. Dos días después, llega una llamada… ¡pero es que él la quiere tanto! Vuelven. Supongo que se merecen. Si miente en todo, ¿cómo espera, siquiera, que le sea fiel? Diría “pues un hombre tan hijo de la fregada no conseguiría otra mujer”, pero simultáneamente existe otro caso…

B) Jimena
Es feliz relatándole su vida a los demás. Así que no duda en increpar a su novio porque tiene dinero, pero lo desperdicia en cuestiones de perdición, él además jura que todas las mujeres son putas. Básicamente, al ser su novia, ella se está diciendo puta. Así que va a terminar su relación con él, pero…

Le renta un restaurante para que ellos dos tengan una cena romántica, sólo ellos dos. Cae ante tal truco. En menos de cinco días está gritándole al mundo, con desesperación, que él lleva varios días sin comunicarse con ella y evade sus llamadas. Eso es desde que se fue a una fiesta, así que tal vez -tal vez- siga de juerga… si no es que está con alguien más. Triste pero cierto: hay gente que hace lo que sea por dinero, así que él sí puede conseguir a alguien más. Eso ya es demasiado para Jimena, que acaba separándose de él, y en su vida volverá a dejarse manipular de esa manera– ¿Le consiguió una banda para darle un concierto privado? Es que él la quiere, ¡un rico está dispuesto a gastar dinero por ella! ¿Mencionó el cambiar, o siquiera intentar hacerla feliz? Cientos de veces. ¿Pruebas de tal cambio? Se las imaginarán.

Al principio, cuando noté esos rasgos de personalidad en Bella, pensé que era por la historia y que, aunque haya mujeres sentimentales, ser así de sumisa era cosa del pasado. Sé que existen las feministas, además de señoras y jóvenes de carácter fuerte que me hacen tener esperanza en las mujeres. Pero esas otras, las que tienen personalidad y carácter de tapete no me preocuparían tanto, de no ser porque aspiran a ser así.

Y aunque me gustaría tener la débil fe de que al ver la película o al releer el libro la gente note esto, creo que idealizarán más a un hombre que trate a las mujeres como un objeto, mientras sea guapo, o mientras le otorgue dos segundos de su atención… y horas de su desprecio y maltrato.

Vamos bien, ¿eh?

Comments
  1. Helga says:

    Le recuerdo q la palabra correcta es Feminazi en lugar de Feminista

  2. Miss Tsuki says:

    Bueno pero una feminazi son de esas locas que no les puedes abrir la puerta porque ya estan siendo vueltas en un objeto. ~_~ ¿ Y bueno qué decir? Hay hombres que también tienen el complejo de Bella. Parece que por una muestra de afecto de ciertas personas hay gente capaz de perder todo en lo que cree… pero es decisión de ellos. Yo sólo advertiría a la señora “no le pegan porque la quieren” pero ya ella sabrá, igual y es masoquista, sumisa y le gusta que la maltraten.

  3. Perzephone says:

    Bella sinceramente me desespera. Es lenta y sin esencia, pero es el propósito de un personaje con el que cualquier muchacha freaky con interés en vampiros ( sumándole ignorancia literaria, osea un@ pubert@ que considera de Twilight como el mejor libro de vampiros y lo oculto…y no tiene idea de quién es Anne Rice o H.P. Lovecraft).

    Respeto a la connotación misógina que existe en el libro, supongo que las relaciones son por como son las personas en ellas. Si hay una muchacha estúpida para cada hijo de su **** ma***, entonces pues así van a ser. En mi experiencia personal, Edward Cullen es un personaje que ostenta muchas cualidades que me parecen geniales (específicamente el hecho de que es enigmático e intelectual), pero las actitudes que él toma son permitidas por ella. Creo que la interacción que se da y cómo termina el asunto es porque ella es una persona “gris”, como tú dices.

    Yo no me considero una feminazi😄 pero en la medida de todo, hay cada hombre…que de verdad no te cabe en la cabeza como es que tiene novia. Cuando ves lo sumisa e imbécil que es la novia, entiendes por qué tiene novia, pero asalta entonces la pregunta de cómo puede existir una mujer tan imbécil.

    Eso es lo que yo pienso, al menos.

  4. Hiramu says:

    Yo digo que aborto para unos y banderitas de colores para otros…

  5. Perzephone says:

    Duuuuudeeeeeeeeeeeeeeeee!

    El relato de “Una Casa más” está GENIAL.

    De verdad me gustó *D*~~~
    ijeifjnaweiojfoñ no puedo describir decentemente lo mucho que me gustó, pero…WOAH.

  6. Xel says:

    hay tant@s Bell@s en este mundo…

    AHHHH recuerda la poderosa frase:

    “Nunca subestimes la fuerza de tus enemigos…. o su estupidez”

    :3 saludos!

  7. erika g. ballinas says:

    Me gustó mucho tu punto de vista, especialmente porque mencionastes casos de la vida real, que claramente aveces superan a la ficción.
    Leí los libros y practicamente me aburrí muchísimo, esperaba una protagonista más activa, un romance más lacerante puesto que hay vampiros involucrados y unas situaciones que pusieran en jaque mis creencias y hasta mi forma de ver la vida, como lo ha hecho anne rice algunas veces y Ana Clavel también.
    Pero al final solo me reí de cuan tonta puede llegar a ser uno de mujer y de como una cosa sin personalidad quiere creerse sexy. Siempre he sentido que no fue Meyer quien escribió los libros si no alguna niña de 12 años que cree todavía en el amor eterno y en los príncipes azules.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s