Amor ciberimaginario

Posted: 14 May, 2008 in Ocio

Actualicé este post con un video de Youtube que me pasó Freak, bastante acertado…

El 2 de mayo de este año, a un grupo de científicos investigando en el sur de África les sorprendió ver a una foca (fur seal) atacar a un pingüino rey. No por comida, ni por territorio. Estaba intentando tener sexo con el pobre ave que pesa 70 kilogramos menos que la foca.

Era tan poco gentil la foca que uno de los científicos aseguró “de primera instancia creímos estaba matando al pingüino“. Unos de los que presenciaron el encuentro, especulando, dijeron que parecía el comportamiento de una foca joven sexualmente frustrada e inexperimentada.

Hay deslices tan grandes en la manera de juzgar y determinar una situación de posibilidad tener sexo que han de parecer barbáricos o llanamente tristes para otros. Me imaginé que las personas que juegan eroge* o bishoujo/bishounen games entrarían en esa clasificación, pero sin ningún tipo de hechos para sustentar mi teoría.

El punto de esos juegos es que uno, como el personaje principal, debe de ganarse el corazón de otro personaje, para al final salir con ella/él. Y en el caso del eroge, es poder conocer tan bíblicamente** como sea posible a la/el que te interesó más.

Una vez, una aclamada nutrióloga chiapaneca me comentó “Si no tuviera [hormonas], no serías tú…” Entonces, ¿qué carajos estaba esperando para jugar alguno y poder constatar mis teorías? Era algo intrigante, así que decidí conseguir juegos aclamados de tales géneros. De ahora en adelante, en vez de decir él/ella, diré “ella”, ya que jugué como hombre heterosexual que soy.

La primera parte divertidamente surreal del juego es que -generalmente- eres un joven absolutamente intrascendente y sin un atractivo en especial, pero que, curiosamente, tienes por ahí 3 o 4 mujeres que quieren salir contigo. Y obviamente el personaje principal no se da cuenta, para la evidente frustración de quien juega.

Por alguna razón, con un comentario o una acción rápida, ella cae rendida. Las demás se quedan tristes por no haber sido elegidas por un tipo intrascendente no-particularmente-guapo. A la única a la que se le comprendería es a tu amiga de la infancia que lleva enamorada de tí desde el momento en el que se dio cuenta de significabas demasiado para ella. Así que tienes que estar invirtiéndole cerca de 7 horas continuas para poder acabar saliendo con tu maestra que tiene 10 años más que tú y está taaan bien conservada y tiene el rostro de una niña.

Personalmente, no me metí mucho en el juego y en la trama, sólo sentí una enorme frustración cuando creí que todo el tiempo que le invertí a Natsuiro No Sunadokei se iría para la basura porque tomé una decisión errónea y el personaje principal se quedaría solo. Y luego pareció que no… había hecho bien al decirle que “podía contar conmigo”, quedaron felizmente juntos.

Lo que se me hace triste es que todos los juegos tienen fanáticos y han de estar casi (o verdaderamente) enamorados de Ai, quien no existe en la vida real y hay más de 15,000 copias de ella.

Pasando al eroge, hay de dos: o eres estúpidamente carismático y puedes escoger de entre tu harem de 7 mujeres que, aún cuando sepan que te acuestas con las demás, intentarán quedarse contigo… O eres como el otro, sencillo y normal, y de todas formas, hay unas dos o tres mujeres que antes de dormir, religiosamente le dan un beso a una foto tuya (si no es que la usan como inspiración para algo más); además de las que te podrías ‘ganar’ con tus acciones.

Y en unos juegos, el punto es tratar de dormir con todas las que alcances antes de quedar con una (o solo), mientras que en otros, sólo puedes escoger una. Lo entretenido es que si les compras un helado y las llevas a una feria, para la noche, ya se te están trepando encima y casi arrancando la ropa. A menos de que sea la más difícil de conseguir, la virgen que sólo lo hará contigo al final del juego.

Ahora, corríjanme si me equivoco, pero si llevas a una mujer promedio a una feria, le compras un helado y le sonríes antes de que termine el postre, mi suposición es que ella no se lo va a tirar encima de la falda con tal de tener una excusa para que la lleves a tu casa -que queda cerca- y le des un cambio de ropa a fin de que no ande sucia, situación que ella aprovecha para tener una noche de sexo loco y apasionado contigo. Digo. Mis suposiciones, nada más.

Y Sharess perdone a aquellos que juegan con franqueza los que son de fantasía, en el que está la niña con orejas de zorrita y cola frondosa. ¿Cómo carajos se transporta eso a la realidad? Sí, los furries. Pero, si los eroge han de ser mayoritariamente jugados por los que no pueden tener sexo (digo, para qué tener 30 juegos cuando puedes pasar 30 noches de mejor manera?), cuando finalmente venga la oportunidad… realmente espero que logren mantenerse excitados a pesar de la falta del par extra de orejas y cola peluda.

Y estaba muy decepcionado de la falta de realismo y trama de los juegos hasta que di con BraveSoul. El juego es un juego con hentai. Hay trama, aventuras, side-quests, enemigos y magical items para aventar. Y de vez en cuando, fanservice (y al final del juego, una escena hentai). Una saludable mezcla entre Diablo, Final Fantasy (u otro RPG basado en D&D) y espolvoreado con un poco de mujeres semidesnudas. Tan bien distribuido que hasta se te olvida que en teoría el punto del juego es acostarte con la ladrona (o la clériga, o la salvaje, o la hechicera…).

Estaba un poco preocupado por los que pasan la mayor parte de su tiempo libre exclusivamente en ese tipo de actividades, hasta que recordé algo que vi en el metro hace unos meses.

Un par de montes cálidos y húmedos abalanzándose el uno sobre el otro, una masa de granos, estrías, piel grasosa y sudada, saliva, poros tapados, cabellos y bigotes peleando; tratando de fundir las dos narices con venas moradas y cráteres y un ojo entrecerrado en una sola figura. Era un beso (con cantidades bíblicas de saliva, les relucía la barbilla de tanta baba) entre un hombre y una mujer (bigotona) de al menos 90 kilogramos cada uno y de una estatura menor a los 1.70 metros. Tuve que contener una arcada. No era el hecho de que ambos fueran apestosos, desagradables y poco celosos del bienestar mental de los que presenciaran eso.

Oh, no. Era el hecho de que, en tal espectáculo, era obvio que había algo más ahí. Deseo. A mí se me acerca cualquiera de los dos con intenciones románticas y juro que lo que tengo en la entrepierna se marchita y cae, muerto, seco como verruga congelada por dermatólogo.

Sí, suena muy despectivo y mamón si quieren. Pero hay límites. En esa situación, entiendo que habría amor por la otra persona, fuertes lazos de amistad, o el hecho de que te ha de comprender como nadie más en el mundo, pero… lascivia? Escapa a mi comprensión. Tal vez como no soy tan desagradable a la vista, tengo el descaro de pedir más que algo vagamente humanoide y ponerme bastante exigente a fin de cuentas en cuanto a apariencia (y exijo inteligencia además, caray).

Al recordarlo, díjeme: “Carajo, prefiero andar besuqueando la pantalla pensando que Ruby me está besando.” Así que erogamers, no tienen mi desprecio ni mucho menos. Los apoyo desde el fondo de mi existencia.

===
* Eroge es un portmanteau^ japonés: erotic + game, pronunciado “erochiku geemu” por los nipones; bishoujo/bishounen: joven bella / joven bello, respectivamente.
** En la biblia de los católicos, el verbo “conocer” se usaba en las frases como “no ha conocido varón”, o sea, no ha tenido sexo.
^ Portmanteau = Una palabra portmanteau es la que fusiona dos o más conceptos para terminar en una sola palabra yuxtapuesta más funcional que andar explicando un concepto entero.

Comments
  1. Elfo says:

    Eres un ocioso… pero admito que tu “investigación” tiene buenos argumentos y al parecer tu investigación de campo es genuina. Un serie de comentados atinados y conclusiones bien sustentadas xDD

    A partir de este post, respeto más a la gente que juega eroge xD

    Te quiero!!

    Tu Elfo

  2. Perzephone says:

    Über ugh por lo del beso descrito en tu post. Sólo de imaginarlo mi líbido de pronto desea dejar de existir.

    Yo digo que, como todo juego, los eroges tienen su chiste y son hasta cierto punto entretenidos. El problema es cuando prefieres pasar horas jugando a que tienes sexo cuando tienes la oportunidad de tenerlo en serio. Y creo que eso ya habla de un síndrome social del player en cuestión…

    Por otra parte, existen gamers que no quisieron decidirse por una u otra opción, y tenemos cosas como el proyecto JennyLC.
    (http://www.jennylc.com/intimate_controllers/)

    Heeey, no te felicité el 10 for mom’s day (for the Ouran times XD)!
    Saludos!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s