/ / A R C H I V O FZ-184-LBC-90 / / "Las Buenas Costumbres"

Posted: 6 May, 2008 in Suociedad, Vida

Experiencia (A):

Alguna vez ya he escrito de esto, pero creo que es necesario hacerlo de nuevo, ya que he hecho un descubrimiento en cuanto a aquellos seres que yo creía inalcanzables e inescrutables. Me refiero al colectivo que es el actor principal de la conspiración social en nuestra contra: Ellos. Documentaré este caso y más adelante continuaré con mi relato (marcado como “Experiencia”). Asumo con confianza que Baywords está fuera del alcance de Ellos, porque la base de operaciones del servicio se encuentra en Suecia.

Punto de contacto:

Yo no sospechaba que en el vuelo desde la terrible capital de nuestro hermoso país (sí, me refiero a México) hacia Guadalajara me encontraría con un agente de aquella temida secta. Mientras intentaba dormir en el trayecto, de pronto, detrás de mí… junto a un señor que no sabía modular su volumen porque venía gritándole amistosamente a su acompañante (me niego a usar el verbo “conversar”, lo que él hacía desafía su significado*). En ese preciso momento, entre las pausas del señor que mascullaba, logré escuchar algo más, sólo un susurro:

“…y ahora su hija se puso uno de esos aretes en la lengua. Ay, dios santo, mira nada más qué cosas la están dejando hacer. Luego, vas a ver que ella…”

Entonces caí en cuenta. Ahí estaba, cerca de mí, ¡un integrante de Ellos! A punto de entender más, sin embargo, el tipo volvió a gritar, por lo que tuve que dirigir mi mejor mirada de “Fermez votre museau” (cierra el hocico, si no mal recuerdo), que tuvo efecto sólo por unos momentos, ya que poco después estaba ladrando de nuevo, enmascarando la conversación/influjo de Ellos.

Para los que no han logrado romper su hechizo, tendré que explicarlo, con la esperanza de que más se unan a la resistencia.

Trasfondo Histórico:

Nos situaremos en uno de los momentos críticos de la creación de nuestra cultura, en la época de la dominancia española. Ajeno al conocimiento ibérico, una secta fue creada. Usando como su mejor arma un catolicismo desfazado y mutilado, conjuraron un potente concepto que embrujaría a la gran mayoría de los mexicanos: Las “Buenas Costumbres“.

Suficientemente ambiguas como para que nadie jamás pudiera poner el dedo sobre qué son, pero bastante concretas como para que, desde un podio de superioridad, algunos pudieran decir “eso está mal” y “¿a qué está llegando el mundo?”. Las Buenas Costumbres son el flagelo de muchas personas que no encajan con una arcaica y macabra manera de ser que drena todo vestigio de personalidad e individualidad no-aceptada por la secta.

No hay un patrón inteligible de los preceptos morales, ya que hay casos en los que es perfectamente aceptable que un varón, antes de casarse, tenga varias compañeras sexuales y consuma alcohol en exceso. Eso mismo es absolutamente inaceptable para las mujeres.

Aún cuando la homosexualidad está como uno de los más grandes pecados en la lista de Las Buenas Costumbres, el usar ‘albures’, que tienen como objetivo ofender a otro hombre haciéndolo ver como homosexual pasivo, y al ganador como homosexual activo, esta práctica no está penada en absoluto.

Cualquier tipo de expresión de individualidad que incluya hacerse perforaciones en cualquier lugar que no sean los lóbulos -en el caso de las mujeres- o una perforación en sí -para los hombres- está penado, ya que dicen que ‘profanan y/o destruyen su cuerpo’. No obstante, peleas o choques de automóviles causados por el alcoholismo, algunas veces se documentan como ‘simples accidentes’ y otras veces son motivo de escarnio.

Los estilos y cortes de cabello son un tema aún más complicado: los hombres no pueden pintarse el cabello a menos de que tengan canas y deberán traer el rostro descubierto si están trabajando, con el cabello corto. Sólo las mujeres tienen la posibilidad de pintarse el cabello aún si no tienen canas, exclusivamente si son tonos que van del amarillo al negro, pasando por el café: cualquier otro color puede o no ser penado, dependiendo de factores extraños en cada caso.

Conclusión: no hay un patrón evidente.

Modus Operandi:

Las Buenas Costumbres son una fuerza bastante potente en sí, pero necesitan de propagación. Para este efecto, la facción militar Ellos fue creada, con la misión de perpetuar y subyugar a los ‘impíos’. Varias veces me he enfrentado de manera indirecta con Ellos, pero son demasiados y están diseminados de tal forma que es casi imposible saber quiénes son o como distinguirlos.

Aún cuando muchos no crean en la existencia de Ellos, todos los mexicanos hemos escuchado de su acción a lo largo de nuestras vidas, nunca se dice la palabra “Ellos“, aunque las referencias a la facción o a Las Buenas Costumbres son casi directas siempre, a veces mezcladas con interjecciones religiosas:

“…él trae el cabello rojo, es que ¿qué dirán?”

“…la otra vez ella entró al departamento de su novio, ¡sola! ¿Es que acaso no le preocupa?”

“ay dios, ojalá no salga embarazada” “ay no, no andes diciendo esas cosas, no vaya a ser–” [[la frase muchas veces se interrumpe ahí, algunas otras, usan un contra-maleficio con las palabras místicas ‘que la boca se te haga chicharrón‘.]]

“…santo cielo, si se llegaran a enterar de lo que hacen…”

Invariablemente, se hacen referencias a una fuerza mística (Las Buenas Costumbres) que actuará en contra de los impuros de manera inmisericorde, buscando un castigo absoluto, brutal y definitivo. Cuando no es así, se usa un plural tácito en las oraciones, indicando que hay un colectivo que se encarga de las mismas labores que Las Buenas Costumbres (apuntando a la existencia de ‘Ellos‘).

Ellos siempre trabajan desde las sombras, sólo en murmullos que a veces se le escapan al viento en los que podemos escuchar de una persona que está evadiendo a Las Buenas Costumbres. Las personas comunes sólo se preocupan de lo que podría pasar, sin embargo, Ellos sentencian.
//Fin del documento//

Experiencia (B):

Es por esto que cuando empecé a escuchar las palabras “Luego, vas a ver que ella…” supe que me encontraba en la presencia de la secta, no supe si era hombre o mujer, pero el tono acusador en la frase le delataba como integrante de Ellos. Mi error fue voltear a callar en el momento que el hombre gritaba, seguramente mi reacción evidenció que apoyo a Der Widerstand. Comprendí ya demasiado tarde. Aquel cuasimodo era sólo un peón de Ellos, teniendo como ocupación el asegurarse de que nadie se diera cuenta de lo que sucedía durante el vuelo. Seguramente no contaron con que alguien estuviera esperando una oportunidad así.

La retaliación fue expedita. Durante mi estancia en Guadalajara, mi padre me dijo que alguien le había pedido a mi tío que me sugiriera que me cortara el cabello, ya que la longitud se ‘veía mal‘ para una persona que trabaja para el gobierno. Como no quiero que mi familiar se vea en problemas por una batalla que yo mismo he decidido luchar, acepté de la mejor forma que puedo. Me corté el cabello, teniéndolo aún más largo que cualquier persona que trabaja aquí: con forma y de manera un tanto estilizada en estética oriental.

No soy un rebelde consumado ni una persona que se encarga de echar a perder vidas, sin embargo, mis ideas han hecho que varias veces me enfrente a Las Buenas Costumbres. Hasta el momento, han ganado la mayoría de las batallas. Estos enfrentamientos han logrado que se ganen mi enemistad, y por ende, unirme a Der Widerstand (la resistencia) de manera no oficial. Un grupo no organizado en contra del imperio que intenta perpetuar Las Buenas Costumbres. No se necesita coordinación, sin embargo, resulta sencillo trabajar por separado, y a la vez, unidos por la misma causa: ser uno mismo. Cuento con ustedes.

======
* Sección improvisada de “aprendamos español”, con la vaga esperanza de que aquel imbécil lea esto. Todos los significados copiados vilmente de la Real Academia Española.

¿Él intentaba conversar?
conversar. (Del lat. conversāre).
1. intr. Dicho de una o de varias personas: Hablar con otra u otras.
hablar. (Del lat. coloq. fabulāri).
1. intr. Articular, proferir palabras para darse a entender.

Sin embargo, la realidad era distinta:
gritar. (Del lat. quiritāre, dar grandes voces).
1. intr. Levantar la voz más de lo acostumbrado. U. t. c. tr. // 2. intr. Dar un grito o varios. // 3. intr. Manifestar en un espectáculo desaprobación y desagrado con demostraciones ruidosas.

Comments
  1. tako says:

    Es complicado porque, como mencionas, es algo generado desde tiempos inmemoriables por lo que la sociedad misma se tejió de esa manera hasta la actualidad. Pedirle a la gente que corte esos hilos podría bien ser visto como la muerte, porque si le dices a alguien que todo lo que cree es mentira, entonces fácilmente todos sus logros se van a la basura ya que lo “bueno” que hizo ahora no es importante. A pesar de que con esos hilos cortados se podría tejer una nueva chambrita que podría quedar más interesante que la anterior, la mayoría de la gente no está dispuesta a pararse por las tijeras o siquiera a sacar los dientes para cortar los hilos que sus generaciones anteriores le han comenzado a tejer y que continuar sin pensar si le gusta o no es más sencillo. Y no está bien ni mal, al final es decisión de cada quien (y la hueva o el conformismo de cada individuo).

    Personalmente yo no me opongo del todo a “ellos”; no me agradan y no les agrado la mayoría del tiempo, pero me parece que son un bicho que invariablemente llevamos todos dentro al querer juzgar y clasificar lo que está bien y lo que está mal. Solamente que hay bichos más grandes que imponen la moda sobre otros bichillos y al final todos siguen al bicho mayor. Pero igual todos tienen un bicho.

  2. Perzephone says:

    Al menos ya hay algunos de nosotros que somos nosotros mismos porque queremos y mínimo nuestros descendientes nos serán criados bajo esa serie de hipocresías baratas ¿no lo crees?

    Por cierto, gracias por comentar en el blog de mi tarea : D (es mi proyecto final nyahaha~)

    Saludos, Tnemesín.

  3. freak says:

    como alguien que SI leyo el manual de carreño es imperante recuperar las buenas costumbres que se han perdido en estos tiempos. Aunque no lo parezca hay cosas interesante que uno puede aprender de alli (que por cierto ya tuvo una revision en el 2000 creo)

  4. kiioro says:

    Tako, soy YO quien decido quién está bien y quién no…

    Y en un tono mucho más serio: la actitud de decir qué está bien y qué no, además de las represalias (a fin de cuentas, hay gente que no puede entrar a ciertas sociedades por reglas que son tácitas). La actitud de “yo hago las cosas bien, por lo tanto, quien no lo hace como yo, está mal” es lo que me molesta. Si quieren creer que deben de lavarse la entrepierna con ácido muriático para no pecar cada vez que tienen sexo, en mí no encontraran un opositor, sólo no esperen que los demás hagamos lo mismo.

    Por otra parte, Freak, no estoy en contra de ser educado, es el hecho de que todo sea como una Shadow Society que en efecto empeora vidas lo que me molesta. Yo también recuerdo la revisión del manual de Carreño, en la que ya no venían las buenas costumbres para ayudar a una mujer a bajar de una carroza y la manera más propia de hacerse un cigarrillo. Confío en que harás una escuela en la que el reglamento será el manual y veremos niños bastante diferentes para la siguiente generación, heheheh…

  5. Xel says:

    Complementando el comentario de Freak, el manual de carreño no se reeditó precisamente, Gaby Vargas, una autora bastante reconocida y muy centrada lanzo una serie de libros sobre la etiqueta y las buenas maneras en distintos espacios y momentos. Van desde lo basico como las presentaciones, a cosas complejas y actuales como el uso de celulares.

    Las “Buenas Costumbres” no estan peleadas contra la modernidad o la individualidad, aqui estamos tratando de temas distintos, me gustaria que talvez pudieramos hacer la diferencia entre lo que es “Buenas Costumbres” y “Buenas Maneras”. Que pese a todo los debates posibles, tengo estos puntos que sirven como sustento legal para un documento universal, la Declaracion Universal de los Derechos Humanos.

    En todo el mundo, bueno… aparentemente en cualquier país donde fue posible aplicar el experimento, se pudo constatar que:
    -Vida es mejor que Muerte
    -Libertad es mejor que Opresion
    -Educacion es mejor que Analfabetismo
    -Vivienda es mejor que Miseria
    etc etc etc

    Tomando esto como base, especialmente el segundo punto, podemos saber en donde se perdió el camino dentro de las “Buenas Maneras” para terminar en un corrupto nuevo significador de “Buenas Costumbres” que a mi muy humilde opinion es una derivacion del penultimo punto.

  6. kiioro says:

    Xel, lo de Las Buenas Costumbres lo puse en mayúsculas porque le da el aire a organización maligna, a fin de cuentas, la intención del post era que pareciera algo a lá Resident Evil 4. Aunque tienes razón, probablemente cambiaré entre “costumbres” y “maneras”.

    Además, quiero este post para dar pie al siguiente en el que trataré acerca de la familia del DM con el que estoy jugando Eberron. Cuando el trabajo me lo permita, lo subiré.

  7. freak says:

    lo mio era sarcasmo

  8. Perzephone says:

    Freak…cuando lo tuyo no es sarcasmo?

  9. 伯爵 says:

    “…An ye Harm None, do what ye Will…”
    De nuevo (y aún) enfrentándonos a la incomprensión de la Libertad a través de justas limitantes para evitar que se ‘amorfe’ en Libertinaje; Ellos, de los que hablas, poco saben de su sabor… encuentran comodidad en su jaula medio oxidada (porque nunca fue de Oro).
    Me indigna cómo enfrentan ética con moral en una batalla tan obsoleta, y peor aún las bases/argumentos tan pobres que tienen.
    Ya quiero leer la continuación que le darás con el siguiente escrito (si es que logra salir a la ‘luz’), este me ha gustado mucho.

  10. Miss Tsuki says:

    Concuerdo con el comentario que me precede en cuánto que por mi, mientras no exista molestia o daño a terceros, no veo el porque debiese existir tal tipo de organización no lucrativa. Con esa regla el mundo esta mucho más tranquilo.
    Ya que por mi condición siempre he tenido que pertenecer a la resistencia, es complicado cuando la mitad de tu familia forma parte de las “Buenas Costumbres”. El caso es peor cuando son las dos al mismo tiempo y Tako tiene razón, muchas veces el conformismo es claro enemigo.
    ¿Pero quién quiere hacerse la vida más difícil de lo que ya es? ¿Quién podrá ser el salvador en esta historia?

  11. Günther says:

    Me pongo de Pie, aunque tarde, ante este maravilloso Post…

    Aplausos….

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s