Nagano

Posted: 31 July, 2007 in Crítica

Entréguese en la torre de guardabosques de DragonCoast.

Reporte de la situación.

Mi comprensión del idioma mejora. En Nagano hay una cosa importante. Zenkoji. Según la leyenda local, la primer imagen tallada de Buda que llegó a Japón alguna vez está ahí. Pero como es antigua y estúpidamente sagrada, no se puede ver. Una vez cada 7 años abren un cofre con una réplica exacta. La original la tienen refundida no sé dónde, lo suficientemente escondida como para que en más de 1000 años sólo la haya visto una persona.

En Zenkoji hay algo interesante también: hay un sumo sacerdote y una suma sacerdotisa. Se reciben a personas de todo tipo de creencias, clase social, no hay diferencia por el género o la nacionalidad. Eres bienvenido en Zenkoji si traes paz (o no desmadras, por lo menos). En Zenkoji tuve mi segunda probada del underdark, debajo del templo hay un túnel en el que una señora cuarentona que venía atrás de mí se la pasó tratando de palparme el trasero. Tarea bastante difícil tomando en cuenta que mi trasero es casi nulo, por cierto. Pero, es diferente andar sujetando el barandal que guía a andarme tomando por allá. En fin, después de esquivarla (hacía mucho ruido y supe arreglármelas para saber cuándo se acercaba), toqué una piedra que hacía el sonido más tétrico que he escuchado en mucho tiempo, giraba porque tenía mantras escritos, pero rechinaba de manera bastante tenebrosa, tomando en cuenta que estaba en un lugar de igualdad (en la obscuridad, todos los hombres y las mujeres son iguales, según los señores del templo). Evidentemente, o son bisexuales y ávidos de los placeres físicos y se lo hacen bien sin mirar a quién, o no han tenido mucha actividad, porque la obscuridad no te hace andrógino, ni te cambia la edad. Creo que la frase “llevarse a _____ a lo ‘oscurito'” me apoya.

También le di vueltas a un carrousel de Mantras (es la mejor manera de describirlo, una pirinola de 4.5 metros de altura, 3 de ancho, con barras laterales que sirven para que los creyentes o los estranjeros estúpidos le demos vueltas), inventado, por supuesto, por un chino. Los japoneses creen en el “Made In China” (china o chuugoku es como le dicen a Thay por estas zonas) desde hace siglos, ellos usaban monedas hechas en China desde hace muchos cientos de años.

Fui a un onsen (lugar de aguas termales). Donde había un letrero de aproximadamente 2×2 (mts) en el que explicaban que los tatuajes están prohibidos. Ya habiendo esperado esto, porque evidentemente los tatuados somos algún tipo de demonio, había comprado algo. Llegando a la hora de la verdad, me fui al baño y regresé al vestidor. Casualmente tenía una serie de bandas adhesivas tamaño caguama en la parte superior de la espalda que cubren mi tatuaje. Miren nada más, las casualidades del mundo. Pz ya me iba a desvestir, cuando de repente:

“Shitsurei-shimaaaaasu” (Permiiiiso) y una señora como de 60 años pasa a trapear al vestidor lleno de hombres desnudos o semidesnudos. Yo con las manos en el resorte de la ropa interior y los ojos aún más redondos de lo que los tengo, jugué a los encantados y no me moví hasta que la perdí de vista y escuché la puerta cerrarse detrás de ella. Me bañé en medio de lo que sería el sueño de todo tlapalero. Puros cueros colgando. La mayoría de los parroquianos eran japoneses de por lo menos 60 años. Y no voy a discutir a profundidad las leyendas urbanas de que el tamaño de esto y lo otro. Lo que sí diré es que para todas las mujeres que necesitan un Twinky que les dé mucho más sabor, definitivamente los orientales no van a entrar dentro de su rango.

Comí soba, la comida que mejor se hace en Nagano (así como en Kyoto el Takoyaki y en Osaka el okonomiyaki). Pedí soba tradicional en un restaurante en el que tenía TODO en kanji y escrito de manera un poco antigua y estilizada, entonces, pedí por recomendación. Me llegó el plato que pueden ver en las fotografía DSCN4703. Lo blanco se llama Tororo, creo. Es un tipo de Daikon (variedad de Rábano/nabo japonés). Lo chistoso es que cuando toca agua caliente se empieza a hacer muy, muy viscoso y cuando lo rallan hasta que no quedan pedazos sólidos… Mi mente muy gráfica empezó a trabajar, lo traté de bloquear, pero a la mitad del plato tenía tantas imágenes tan… eh… diversas… que no pude acabarme la Bukkake soup. (NO SE LLAMA ASÍ, POR EL OSITO BIMBO Y CHABELO TIENEN QUE JURARME QUE JAMÁS LA PEDIRÁN CON ESE NOMBRE, SE LLAMA TORORO SOBA, CREO).

Regresé en Ching- eh- Shinkansen (tren bala) a Tokyo, y de ahí, de vuelta a Narita a caer muerto como se mueren los turistas muertos.

Al día siguiente fui a Boso No Mura. Es un pueblo falso a 9 o 10 KMS al Noroeste de Narita, está todo hecho para dar la impresión de que es mucho más antiguo, es una representación de cómo, probablemente, se veía Edo hace cientos de años. Edo después sería llamado Tokyo, por cierto. Y de ahí, me regresé a pie hasta Narita porque había varios bosques que había visto mientras iba en el camión. Lo interesante del viaje de ida fue que le pedí ayuda a unos morritos de secundaria (entre más joven la gente sea, entre secundaria y prepa, sobre todo, mejor disposición tienen a ayudar a los extranjeros) y de ahí me dirigieron con una señora, y al final me encontré, en el camión a una señora vestida de negro con un sombrero como el de la Catrina y me dijo:

“Boso no Mura ni ikimasu-ka?”
“Hai”
“Do you speak english?”
“Yes”
“Ah, I’m going near Boso no Mura, I could show you where to get down.”
Hablaba inglés. Eso es ventajoso cuando tienes preguntas acerca de un lugar nuevo que parece antiguo que tiene un museo, porque no es fácil articularlas con mi nivel de japonés.
“Where are you from?”
“Mexico”
“Aaaah, hablas español! Qué bien, es raro encontrar con quien practicar”
“Ah, sí, y cómo es que habla español?”
“Ah, aunque soy de ascendencia japonesa, nací en Sao Paulo y ahora vivo aquí”

O séase que la señora hablaba por lo menos Japonés, Inglés, Portugués y Español. Y trabajó en la bolsa de valores japonesa por 30 años. Me pagó el autobús para que pudiéramos seguir practicando español (muy ventajoso, 390 yenes). Después se fue por su lado, recorrí el museo hasta que pregunté si alguien hablaba inglés, español o incluso francés (estaba dispuesto a intentar lo que fuera), tomando en cuenta que varias palabras se parecen mucho al español, así como una del club de Kyuudo me hablaba en francés.

El que me dio el tour fue un jardinero. Hablaba inglés. Me explicó acerca de la historia del museo y todo eso… y agregó “Ah, pero discúlpame, yo no sé mucho de historia, yo de lo que te puedo hablar es de plantas”. ¡Genial! Le pregunté acerca de la flora, tenían un jardín extenso y aprendí a distinguir plantas como el ajonjolí, tomate verde japonés, arroz, soya, gengibre japonés. Además, yo tengo mucha curiosidad por la fauna también, entonces mis preguntas acerca del uguisu, algunos tipos de serpiente y demás se vieron resueltas. El Uguisu es un tipo de ave japonesa que canta, desde mi punto de vista, de manera muy agradable, entonces quería saber más de él desde hacía rato. Knowledge (Nature) en Japón, +1 al dado.

De regreso, después de caminar 8 de los 9 o 10 kilómetros, me detuve en un McDonald’s a pedir instrucciones para llegar a la estación de trenes. Y una joven me dio las instrucciones, y me dijo que si la esperaba 5 mins terminaba su turno, me acompañaría. Se le olvidó cobrarme (pedí que me cobraran, me sentiría mal si después de hacerme tanto favor luego le cobraran a ella la hamburguesa). En fin, me voy a ahorrar la historia para concluir con que me hizo una oferta de manera bastante, bastante obvia, que tuve que rechazar.

El día de hoy… de ayer a hoy ¡dormí en un hotel cápsula! Una experiencia que recomiendo, a menos de que sean claustrofóbicos. Visité un poco más de lugares, como Akihabara (de nuevo). En medio del metro me encontré al Clérigo. Tan grande la ciudad (y zonas aledañas) y me encuentro al clérigo. Caray.

[[Y Valerie, por cierto… me hizo ojitos un cajero. Porque fui a pedir no uno, si no dos DVDs de Kat-Tun. No pude encontrar el de Tojochinqui porque no había, aunque sí busqué.]]

Iba a verse con la sorcerer, entonces nos reunimos por un momento y fui por mi parte a Akihabara. La primera vez que fui me di cuenta de que no soy tan otaku como creía. Digo, fui a un Maid Café y eso, claro. Pero creo que cualquier otaku serio hubiera caído en un llanto de alegría al llegar a la Meca de los otaku. Aunque, definitivamente tengo algo en la sangre, porque ese lugar, así como cualquier otro lugar donde hay tan fuerte llamado, despierta lo que hay dentro de uno que se relacione. Sólo tuve un pensamiento geek:

“¡Tanto H! ¡Tanto eroge! Tan poco dinero… tan poco espacio en el equipaje… tan poco tiempo.”

[[Por cierto, Chibi, Magus, Freak, fans de los mechas… Hay varias tiendas de plammos de todos los mechas que conozco además de muchos, muchos otros que no pensé que fueran posibles. Y venden el café que toma Gendo Ikari, además Doritos sabor Rei Ayanami (ok, no sé qué sabor sean pero ella sale en la parte del frente).]]

Y me impresiona cómo dejan a los locos sueltos en Japón. Literalmente, no es un comentario de “ah, este loco que se cree importante”. No, me refiero a gente que va platicando con dos tonos de voces totalmente distintos, uno grave y el otro agudo, uno es lento y el otro rápido, después rompe en una risa maníaca y corre al lado del tren, brinca dentro de un vagón (contiguo al mío) y empieza a hacer malabares con instrumentos invisibles mientras tararea. O el Innkeeper está algo mal de la cabeza porque empieza a cantarle a la basura. Ve una basura y dice:

“Gomi!” (Basura!) “Go-mi… Goooomi. Gomi gomi gooomi gomiiii. Go-go-gomi.” Y poco a poco se vuelve la canción de la basura. “Gomi gomi gomiii gomiii gooomi gooomi gomi gomi gomi”, se acerca un poco al bote de basura, poniendo mucha atención en lo que dice la basura, asiente al escuchar la respuesta, y sigue cantando “Gomi GO-mi, GO-mi, GO-mi, Goooomi”. Además de la señora que hacía ruidos de serpiente cuando se le acercaban. Y esos son unos de los muchos, muchos casos que he visto.

Por cierto, parece ser que el inglés pudo hacer que ABBA no fuera cantado de nuevo. Estábamos el inglés, el italiano, el francés (que es lo que pasa cuando mezclas a frodo con tidus, pero definitivamente con el olor de frodo en la tercer película), y el japonés (que es homofóbico, por lo que entiendo) que atiende el lugar. Estaba ABBA en el fondo. El inglés dijo:

“Wow, four men and listening to ABBA. The only way this can get more gay is if two of us start making out now.” ¡Y SE DETUVO LA MÚSICA!

Sin más que reportar (sobre todo porque el Innkeeper está danzando cerca de aquí haciendo sonidos raros y voy a ir a buscar arañas panteoneras o encontrar algo que hacer con tal de no estar aquí):

J_Kiioro

Advertisements
Comments
  1. Anonymous says:

    Pedro!
    Que ya llegas???
    luego me platicas, de la serpiente y la fauna japonesa!
    jeje has tenido ya muchas proposiciones indecorosas no?

  2. WOah.
    Ja! No manches, me reí demasiado con tu post. Demasiado H para ti Tnemeh (con respecto al tororo ese jaja), y chale por lo del onsen; pero si la tipa pasa ahi todos sus días, dudo que se entusiasme con el panorama.
    Por cierto, cabe la posibilidad de que la cuarentona del túnel intentara llegar a tu cartera y no a tu trasero? o.O (Mis felicitaciones al inglés por su comentario, muerte a ABBA!).
    Suerte con el regreso! Revisa tu e-mail, dork.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s