$60 pesos o un cliente?

Posted: 23 June, 2011 in Crítica

Este post es acerca de exactamente lo que dice el título. En específico me referiré a la gran visión a futuro de Domino’s Pizza en México, equiparable a la previsión que tienen esas personas que hacen sus casas  a nivel del suelo al lado de un río que se desborda anualmente.

Los que me conocen, saben que soy una persona que cuida su alimentación pero no llego a extremos, como pizza, helados, postres y demás porquerías. Y dentro de las pizzas, cuando no prefería una marca local, Domino’s estaba siempre dentro de mis primeras opciones.

Así que, cuando llegó un “hombre” muy parecido al de Me Quiero Enamorar 3 con cupones de Domino’s, un paquete entero por $60, me convenció. Eran bastantes cupones y aquella amable jotita lo supo vender.

Pasaron varias semanas (como dije, no como tanta cosa de esa) antes de que pudiera usar mi primer cupón y en cuanto hubo una reunión en mi departamento, con aire de superioridad dije “supuse que necesitaríamos comer, aquí tengo cupones de 2×1”. Un amigo comenzó a reír y agregó al final de su carcajada “Eso es una estafa”.

Yo le dije que era imposible, tenían el sellito de Domino’s y toda la faramalla como la conocemos; él explicó que se refería a cómo servía el 2×1. Ahí decía cualquier día de la semana (en el cupón), así que no entendía dónde estaba la estafa. Me inció a que llamara y se ofreció  a hacerlo una que estaba ahí en la reunión.  El volumen del celular fue alto, así que podía escuchar la conversación:

“Domino’s pizza, buenas tardes, le atiende…” (toda la puta cantaleta que los pobres trabajadores deben recitar cada vez que contestan)
“Buenas. Oye, quería pedir una pizza grande”
“Muy bien, tenemos a $130 la pizza grande, con qué ingrediente?”
“No, espera, tengo un cupón de 2×1”
“Ah, entonces ese precio no es válido, tendría que ser a precio del menú”
“Eh?”
“Sí, ese es un precio de promoción, entonces el 2×1 es con otro precio”
“Ok, cuánto cuesta una pizza grande a precio de menú para que sea válido el 2×1”?
“$250”
“….HAHAHAHA! Gracias” *click*

Yo estaba perplejo. Pendejo, incluso. Entonces el fabuloso cupón, que resultó ser de los mejores que había ahí, me iba a ahorrar $10 pesos?! Hice cuentas. Si usaba la cuponera completa, podría “ahorrarme” un total de $100. Si yo gasté $60, en realidad sólo estaba ahorrando $40.

Qué putos huevos de estos cabrones.

Es que son chingaderas. Yo sé que Domino’s no irá a la quiebra al haberme perdido de manera permanente comprador, pero tiene que entender que no seré el único que se ha indignado por una manera tan descarada de estafar a sus propios clientes. Ganó $60 menos la comisión del mayate estafador aquel y perdió a un cliente. Wow. Qué visión a futuro. Ojalá y los dueños de Domino’s no estén a cargo del presupuesto de la SEP o algo así.

Y sé que un post de blog no cambiará su política, pero con que más personas se enteren, le digan a otras y pierdan un poco más de clientes de manera definitiva, me sentiré mejor. No son los $60 lo que me afecta, es el hecho de que hayan tratado a una de las personas que les dan ingresos como basura.

¿En qué puta mente cabe? Caray, así como los perros usan los pasos peatonales una vez que saben que les conviene, uno creería que una compañía dirigida por humanos creería que sería mejor tratar a alguien que está dispuesto a comprar una cuponera. Porque me imagino que sólo clientes las compraron, dudo que un trabajador de Pizza Hut haya adquirido una. Claro que si, como sospecho, esta compañía está dirigida por una babosa de mar con trombosis, todo tiene más sentido.

Sólo por morbo fui a ver cuáles eran los valores, misión y visión de estos cabrones inservibles. Como es apropiado, tienen visión y misión. No tienen valores y debo respetarles el hecho de que sean tan abiertos con la manera de limpiarse el culo con sus clientes, sin rodeos.

A este paso, cuando yo abra mi salón de belleza, tengo una gran idea: “Promoción para los trabajadores de Domino’s Pizza: Corte a $20!”

Ya puedo imaginar a mi primer cliente de Domino’s que, al finalizar el corte, llega a la caja y muestra su identificación, camiseta, termómetro anal o como quiera que se identifiquen los trabajadores de ahí.

“Ah, OK, entonces te hacemos el descuento de trabajadores de Domino’s, por favor pasa primero al cuartito de al lado”
“Eh?”
“Sí, es que en el Paquete de Trabajadores de Domino’s, el precio de $20 es sólo válido cuando te sodomiza sin usar condón mi compañero negro actor retirado de porno. Se retiró por tener SIDA, por cierto. ¿Te sigue interesando nuestra oferta?”

Me imagino el exitazo que podría ser esa promoción.

Qué hacer…

Posted: 18 June, 2011 in Uncategorized

Estoy malabareando mi vida. Intentando hacer ejercicio, estudiar, trabajar, hacer tarea y dormir (usualmente en ese orden a lo largo del día). Esto está resultando en una interesante -por no decir devastadora- rutina que me deja sin energía y estoy pensando en dejar, temporalmente, el ejercicio de lado, en lo que termino de estudiar. Luego me dedicaré al ejercicio.

El problema es que lo que más sufre con esto, es mi blog. De por sí mis posts no son perfectos, ahora sin tiempo de releer, bajarían más la calidad. Y es por eso que tengo varios sueños a punto de ser publicados, pero tengo que leerlos y releerlos antes de subirlos.

Sobre todo el de la limonada de hadas.

Así que mejor suscríbanse al RSS de mi blog para no andar viniendo y ver nada. Si es que alguien sigue leyendo esto, eso es.

Otras perspectivas

Posted: 6 April, 2011 in Suociedad

¡Bismillah! ¡Una actualización!

Pues así es. Quienquiera que sea mi lector con algo de antigüedad, sabe que me encanta discutir temas de sexo. En realidad, me fascina, somos una especie que ha hecho de eso algo mucho más que el método que necesitamos para propagar la especie (que en mi opinión ya la hemos propagado de más), pero al ser una sensación placentera -bien hecha- o dolorosa -mal hecha, ya sea a propósito o sin querer-, la hemos convertido en demasiadas cosas.

Ha sido una herramienta de opresión en las guerras, una justificación con máscara de buenas intenciones para cometer actos atroces (como las “violaciones correctivas” en África), un método de unión de personas, ritos de fecundidad (ejemplos abundan en culturas antiguas) y hasta crecimiento espiritual como en el sexo tántrico.

Siendo algo tan diverso, no es de sorprender quienes lo glorifiquen, quienes lo marquen como tabú y quienes usen su posición de autoridad para ser unos reverendos pendejos ante el sexo.

Y es por eso que aprecié saber más acerca de la opinión de mi (muy extendida y numerosa) familia. Esto se desató en el funeral de mi abuelo. 93 años casi. Muchos creerían que al hablar sólo con familiares, sería una opinión muy sesgada, pero… Si mi abuelo tuvo 14 hijos que llegaron a la edad adulta, mas otros cuantos ilegítimos… y a eso sumamos que los hay católicos, cristianos, ateos, liberales y conservadores; hay quienes viven en estados unidos en ciudades cosmopolitas y hablan poco español, otros que nunca han salido de los pueblos de Nayarit… supuse que habría una rica variedad de opiniones en cuanto a la vida que él llevó. Y opiniones en cuanto a lo que hoy vivimos como mexicanos.

Me sorprendió gratamente que unos de mis primos que se podrían considerar rústicos provincianos estaban tranquilos con el hecho de que su esposa podría no haber sido virgen al llegar al matrimonio. Como esperaba, eran una minoría. Varios tuvieron hijos antes de casarse en “accidentes” y no se responsabilizan por ello. Se justifican diciendo que así eran cuando eran más jóvenes y ahora que están casados, harán lo posible por tener bien a sus hijos (los que tienen con su esposa, eso es). No comparto su opinión. Me parece retrógrada a más no poder que esperen que, mientras ellos fueron un pobre ejemplo de la virtud, esperan que su esposa sea lo contrario, como si fuera lo más natural. Lo que sí me sorprendió es que algunas de las esposas estaban de acuerdo con ello y hasta se sentían orgullosas de tener un esposo así. Yo lo vi como un “qué fue primero, ¿el huevo o la gallina?” al ver esas actitudes. No los juzgo, es su contexto y nuestra historia como país ha hecho fuertes esas opiniones (no puedo terminar de recomendarles el leer un libro llamado Historia de la Sexualidad en México).

Aunque me sorprendí que tanto hombres como mujeres defendieran ese punto de vista, asumí que era porque ninguno de ellos había sido un hijo no reconocido o tal vez ninguna de ellas había tenido hijos de un “accidente”. Pero luego habló C.A., este mis primo no está casado, fue un hijo ilegítimo y sigue esparciendo sus genes por Nayarit. Yo hubiera pensado que él habría preferido que su historia no se repitiera… y no pude hablar con él bien, así que no sé si me pueda dar una razón convincente por la cual él hace esto.

Opiniones distintas, pero nada que no hubiera escuchado antes o que no hubiera podido deducir por lógica, hasta ese momento.

Pero la opinión y perspectiva que más me afectó en estas pláticas, fue de mi primo J.J. Él está en la universidad y su familia está en un punto intermedio entre liberal y conservador. Católicos de palabra más que de acciones, pero con fé, mi primo es un típico joven que tiene relaciones amorosas por, a lo sumo, 4 meses. Usualmente la relación termina cuando él ha tenido sexo con ella varias veces. Mi opinión de él no era muy alta hasta que hablé con él y me hizo ver una parte de este tema que no hubiera sospechado.

Cuando dijo “Es que no he encontrado a la adecuada”, por el contexto de los últimos 15 minutos, yo asumía que no había encontrado a una mujer virgen con suficiente fuerza de voluntad para tenerlo a raya y que él considerara encontrar a la puritana con la que quería pasar su vida una vez que él ya se acostó con medio Jalisco / Nayarit. Pero no estaba de más preguntar y lo hice.

“¿Por qué no? ¿Porque sí te aflojan todas?”
“Eso no tiene nada que ver. Claro que si me dan eso, pues no duele ni poquito (rió). Pero no he encontrado a una que me deje pensando en ella.”
Mi tono cambió a escéptico. “¿No te has/han enamorado y por eso no son las adecuadas? ¿Entonces por qué tienes una relación de noviazgo y luego las cortas justo después de haberlo hecho con ellas?”
“Pues… porque es todo lo que me pueden ofrecer.”

Me quedé helado. No había contado con eso… Pensé que había de dos; o mi primo era un reverendo imbécil que tenía en muy, MUY baja estima a las mujeres, o tal vez… siguió hablando.

“Tenemos conversaciones chistosas y luego, eventualmente tenemos sexo. Normalmente es bueno. Me hacen prometerles que no le diré a nadie y que soy el ‘segundo’ o ‘tercero’. No les creo. Pero lo hacemos. Y después de que tengo sexo con ellas… me doy cuenta de que no me pueden dar nada más. Intento hablar de política, y nada. De historia. Nada. De películas buenas. Nada. Están…vacías. Y no he sido muy selectivo últimamente, he buscado una mujer que me pueda dejar cautivado cuando hablo, no sólo cuando me la estoy echando. ¡Y nada!”

Creo que vio mi cara de ‘wow, realmente eres tú?’ y que él había dado en el clavo, la otra posibilidad que no había sospechado que existía, que al crecer ellas así, no había muchas opciones y… siguió relatando.

“Te envidio porque, si has durado 7 años con alguien es porque pueden hablar. Pueden discutir algo sin hacerte sentir al final como que hablaste con una Barbie de Toy Story. Es decepcionante sentir que, una vez que te han dado su cuerpo, eso es todo lo que pueden ofrecer porque no hay nada en su mente mas que ‘matrimonio y mostrarle al mundo que cumplo como mujer porque estoy casada felizmente y tengo hijos’.”

En ese momento comenzaron a rezar una oración de lo más tétrica, horripilante y simplemente aterradora (les paso unas de las líneas que memoricé de la impresión: algo así como ‘si la rezas todos los viernes del año, sacarás almas en pena y la tuya de pecado, quien beba de esta sangre será limpio y perdonado, quien sepa esta oración y no la rece, quien la escuche y no la aprenda, el día del juicio final sabrá lo que esta oración contiene…‘ o algo así. A chingar a su madre, qué cosa tan perturbadora si realmente creen eso).

Como nos pusieron a rezar el rosario y yo no soy católico, salí de ese lugar y la conversación quedó trunca, no la pudimos terminar, pero sacudió mi paradigma.

¿Es eso lo que estamos haciendo como sociedad? Los hombres y mujeres que tienen hijas y las guían con la máxima aspiración de ser esposas y buenas madres, ¿sospecharán que tal vez las estén condenando a casarse con personas que las harán felices sólo superficialmente? Que al final, lo más grande que pueden entregar es su cuerpo y ese se va marchitando, a diferencia de una inteligencia activa; que una vez entregado el cuerpo, ya no hay más que ver o experimentar con ellas y puede que sean reemplazadas por otras más jóvenes con la misma mentalidad y que su cuerpo es … ¿Les pasará siquiera por la mente esa noción?

Yo pensé que esto de tener una relación pasajera y terminar después de el sexo era culpa mayoritariamente (si no es que exclusivamente) del hombre, pero después de esto… Como sociedad seguimos teniendo la culpa al intentar seguir un modelo medieval no sustentable.

Así que, si tienen hijas, sean justas con ellas y háganles el favor de que su aportación más grande en una relación sentimental no sea sólo su cuerpo. Gracias.

Es que la cultura..!

Posted: 22 February, 2011 in Crítica, Suociedad

México se sacudió cuando se supo que Niurka y Laura Bozzo tendrían programas en televisión abierta. Que un escándalo. Que un ultraje. Que la cultura televisiva.

No mamen.

México fingió escandalizarse. Fingió ser ultrajado, pero en sus adentros no cabía en sí de gozo. Ni Televisa ni TV Azteca son parte del Gobierno (a diferencia de la CFE que dice ser empresa pero sí recibe fondos del gobierno, es manejada abiertamente por el mismo porque es una institución  de SENER… pero esas puterías luego las veremos), son empresas y lo que buscan es ganancia.

Estas empresas son competencia y, como esa palabra lo dice, compiten por mantener al público viendo sus programas. Aún cuando nos gustaría decir que sólo exhiben mierda y la gente la traga, esta “mierda” de la que hablamos está planeada, calculada, preparada y creada de una manera estudiada para que sea lo que la gente busca. Si no hubiera un morbo enorme, una flojera de pensar, pocas ganas de aprender y muchas ganas de simplemente desperdiciar el tiempo, ni Niurka ni Laura tendrían programas televisivos. Somos nosotros, como país, quien las puso ahí. Créanme que ellas no están pagando por aparecer en la TV. No he revisado su nómina, pero puedo apostar que les pagan por estar ahí y no al revés.

Y yo, a diferencia de la gente indignada (y pseudo-indignada para no mostrar de lo que está hecha), estoy FELIZ de que estén esos programas al aire.

Feliz, porque eso implica que habrá más gente idiotizada en México. Lo cual redunda en menos competencia laboral. Habrá más personas metiéndose en lo que no les importa y SÓLO metiéndose en lo que sí debería de importar;  de nimiedades expuestas de manera desproporcionada, cambiando las propias por las ajenas. Esto se verá reflejado en menos personas haciendo manifestaciones por cualquier pendejada que realmente no merece una manifestación, dejando que el gobierno tome una que otra decisión acertada y la gente no se queje (claro, estoy seguro de que también tomará una cantidad pendeja de decisiones horrendamente erróneas y nos la van a meter todita sin vaselina, pero no es algo que no estén haciendo ya…).

No sólo eso, habrá menos personas afuera, en la calle, buscando qué chingados hacer para tener un tiempo de entretenimiento morboso, como asaltar por aburrimiento/adrenalina, si ya tendrán suficiente mierda por ver.

Las amo, Laura y Niurka, están haciendo que nuestro país sea un poquito más honesto en cuanto a que somos, en general, un montón de flojos mentales morbosos. Yo sé que ustedes saben que sus programas no son documentales de análisis político imparcial con contexto histórico, no las culpo. Ustedes trabajan y me hacen la vida más fácil.

También no deja de divertirme el panchototote de Kalimba. Que si la puta esta con la que se acostó era menor de edad, felicidades. Bien por él. Es Kalimba, ¿creen que necesita violar a alguien para tener sexo? ¿Creen que necesita, siquiera, pagar por sexo? Vamos. Suficiente gente interesada en este país hay. Suficientemente interesada como para acostarse con alguien y luego salir con que fue violación, yo sé. Y no estoy escribiendo aún en este párrafo algo que no se haya mencionado millones de veces, así que ¿cuál es mi punto?

Kalimba es el Chupacabras. No, no un monstruo que chupe sangre de animales y… bueno, no sé mucho de su vida personal, a decir verdad. Pero me refiero a que, así como hubo un chivo expiatorio totalmente morboso, infundado, totalmente fuera de contexto, relación y relevancia para el país cuando en realidad nos está cargando la chingada, así está él.

Kalimba es el Chupacabras de este gobierno porque en la batalla contra el narco que vamos ganando (supongo que es lo mismo que el Mission Accomplished de Bush en medio oriente), con tantas muertes, violencia, venta de drogas, crisis no sólo interna, si no externa, la situación de Egipto contra su presidente y lo que quieran agregar… México estaba al filo de su asiento para saber qué chingados estaba pasando con Kalimba Kadjhali Marichal Ibar (lo copié y pegué de Wikipedia, no podría deletrear eso yo) y qué tan hondo en la cárcel iba a terminar por haber pensado con su pene y haberse metido con una zorra interesada.

Así que tengo unas preguntas muy importantes. ¿El pene de Kalimba nos va a sacar de la crisis? ¿Sus condones usados -si es que usó preservativos, yo qué sé- frenarán las muertes en Ciudad Juárez? ¿El programa de Laura nos explicará los pasos a seguir para levantar la industria del turismo (o la del petróleo, o la energía eléctrica, o el algodón o lo que quieran) a nivel nacional? ¿Nos entregará Niurka un modelo económico a seguir para comenzar a vivir mejor?

Si alguna de esas preguntas tuvo un “Sí” como respuesta, por favor explíquenle a este pobre pendejo (yo) de qué se está perdiendo en la tele porque no lo veo.

Pero si fueron todas “No”, como me atrevo a suponer, entonces pónganse felices como yo porque, en este país de “si no te chingo me chingas”, ¡la competencia está a punto de volverse menos inteligente!

La gente me dice que debo ser más optimista. ¿Cuenta esto como optimismo? Espero que sí.

Normalmente soy alguien que le gusta criticar. Bueno, no normalmente, siempre. Pero esto mismo ha hecho que me preocupe porque ahora no sé si yo estoy tan jodido como la gente a la que veo. Intento hacer lo mejor por mí y ser lo mejor que puedo ser, pero…

Contexto.

Soy alguien que cree que las personas deberían de esforzarse por ser lo mejor que puedan ser, sin perder jamás el realismo de quién se es. Y es así como el día de hoy, 14 de Febrero, me estaba divirtiendo con una compañera que se cree una de las mujeres más atractivas del mundo. No me interesa su vida, pero se la pasa hablando de lo sexy que es ella y lo natural que se le ve el cabello rubio (sin comentarios), por lo que la he llamado FemmeFataleFail en mi mente ya desde hace varias semanas.

Y no está TAN fea, a decir verdad. Nunca pasaría ella por mi mente si alguien dice las palabras “guapa”, “bella”, “bonita”, “atractiva”, “sexy”, “buenota” o “deseable”. Cualquier encanto que podría tener, al menos si quisiera algo conmigo (afortunadamente no es así), desaparecería al momento que abre la boca y dice sólo estupideces y se vanangloria de lo hermosa que es, o lo fina que es, o habla en algo que me tomó al menos 15 segundos descubrir que era inglés.

Ah, y cecea.

Regresando a mi cuento, la escuchaba a ella: “Eth que voy a dejar a mi novio para contheguirme algo mejor. Algún hombre con máth dinero, porque athí no the puede, mírame. Y guapo, obviamente, no voy a andar thaliendo con alguien feo, ay, etho para qué. Y pueth lo voy a cortar en Martho, athí ya pathó thu cumpleañoth y pueth también hoy me va a invitar a thenar.”

Pone en su computadora una foto de un modelo de ropa interior de Calvin Klein y se la enseña al salón: “ethe va a ther mi novio. Digo, algo athí me merethco. O bueno, mínimo alguien como el de etha foto (señaló la foto en la que Quentin Matthys, modelo local, aparece). Falta que mi futuro ethpotho me vea, porque en mí thólo the fijan loth gordoth morenoth, y etho qué! Tan feoth que thon loth morenoth, parethen inditoth. Güeroth nada máth para mí.”

Al ver semejante cantidad de autoengaño y egolatría infundada, un terror descomunal se apoderó de mí. ¡¿Qué tal si yo estoy igual de pendejo que ella y no me doy cuenta?! No detecté ningún tipo de broma, ironía, sarcasmo o cinismo en su tono, era totalmente serio. Soy exigente conmigo y soy exigente con lo que quiero, así que… ¿será acaso..? Siguió hablando la mujer.

“Yo no thé thi quiero theguir ethtudiando ethto. Me thirve para verme bonita, pero ecthtraño nutrithión. Cuando ethtudiaba para nutrióloga era máth padre.  Bueno, no me guthtaba la nutrithión para enfermoth. Tampoco la familiar, qué flojera. Ahora que me acuerdo, la nutrithión para atletath era aburrida, thólo me guthtaba verle lath pompath a loth hombreth que llegaban. Me guthtaba ethtar de rethepthionithta y thaber qué leth podía dar de comer a loth pathienteth del doctor con el que trabajaba.”

Qué maldito horror. Si me había dado miedo antes, ahora no sabía si tener pánico. ¿Seré así, acaso? ¿Pensaré que soy alguien con inteligencia decente, un tanto atractivo y en realidad estaré más jodido que esta racista mujer que se cree sexy, bella y se quiere casar con un modelo rubio millonario que no conoce (que llegue por ella en vez de ella misma buscarlo) y ser recepcionista de doctores porque le da flojera hacer todo?

Normalmente no podría haberme aguantado la risa y hubiera soltado una carcajada al ver su triste caso de autoestima desmedida y totalmente ajena a la realidad. Pero esta vez sólo me puse a pensar. ¿Qué tan grande es la medida de autoengaño con la que vivimos las personas? Y en especial, ¿cuánto autoengaño me doy de comer como parte de mi dieta anímica diaria?

Tiendo a ser intolerante con los puntos de vista que chocan de frente con los míos en temas que yo considero “sentido común”. Creo que la gente debería de tener una cantidad moderada de hijos, porque el mundo no está como para familias con 6 niños, a diferencia de antes. El impacto económico, social, alimenticio a mediano y largo plazo seguramente será muy distinto a que si las familias tienen 2 hijos. Eso es lo que creo. Creo muchas cosas y en otras no, pero entre tantas creencias, tenía seguridad en mi valía personal, hasta que conocí a esta mujer.

Esto que pensé no es modestia, no es un acto de humildad. Es un momento en el que sentí a la estupidez profunda, irremediable y aplastante como a un enemigo que nunca hubiera tomado en cuenta y siempre hubiera estado ahí, vigilándome, conviviendo conmigo y siendo parte inconspicua de mí.

Así que probablemente seré más cauteloso. Esa gente a la que tanto veo con repruebo, tiene familia. Tiene un futuro. Tiene un lugar en este mundo. Así que decidí hacerle una pregunta para empezar a llevarme más con ella y conocerle un poco más, para darle el respeto que se merece, y de pasada, saber qué tan idiota puedo estar.

“¿Alcanzas a vislumbrar cuándo conocerás a tu futuro esposo para que esto suceda?”
“¿Qué dijithte? Creo que dijithte una palabra que no ecthithte. Pero tú conotheth al modelo ethe, ¿no? ¿Me lo prethentath? Ethpera. ¿Tiene dinero? Thi no, no.”

Con esa respuesta, sólo le di una sonrisa y regresé a mi lugar, sonriendo para mis adentros (y un tanto también visiblemente). ¿Tendrá familia? Se merece respeto, ¿supongo? Un lugar en este mundo y futuro… ¿también? Pero de que está inexorablemente destinada a ser pendeja, no me cabe duda.

Y así terminó el momento en el que me preocupé demasiado por mi status de autoengaño. Aunque no crean, ya estoy comenzando a cuidarme de mí mismo, no vaya a terminar como ella.

Ser… Batman

Posted: 18 January, 2011 in Suociedad

Hola, soy Kiioro, y para los que no me conozcan, usaré las palabras de Hans para describirme. “Vato, eres una mierda de persona hacia los demás.” Así que si se van a herir sentimentalmente con algo escrito, sáltense esto. Me refiero a ustedes, gente súper-sensible.

Si han leído esto, saben que soy un grinch. Odio la navidad, los intercambios, los cumpleaños y las cursiladas. Así que no les habrá de sorprender que hay otra cosa que odio en este mundo y de eso se trata este post.

No tengo un cuerpo perfecto (aunque bien me esfuerzo por llegar a tenerlo), pero conozco mis límites, mis posibilidades y lo que debo de hacer para llegar a ello -por ejemplo, ir con una nutrióloga- y realmente intento seguir sus instrucciones para llegar a eso.

Pero estos últimos días han sido una verdadera CHINGA cuando intento ir al gimnasio a trabajar en mi cuerpo. ¿Por qué? Porque está repleto de gordos platicones.

Aún cuando sería muy fácil -y probablemente divertido- tomar la actitud de “Go be fat somewhere else”, yo soy alguien que respeta mucho el intento de ser una persona mejor. Pero un intento verdadero, no mediocridades. Y así como tengo que esperar a que Gorda A termine de platicar gon Gorda B para poder usar una máquina de ejercicio de pecho en la cual está sentada SIN USARLA, eso mismo pasa con el resto de las máquinas.

De pronto, el gimnasio se atascó de gordos que platican usando las máquinas como sillas. Y traen unos pants Nike que habrán costado mucho, tenis Adidas que se ven relucientes y nuevos, bandas para la frente apenas estrenadas, monitores de ritmo cardíaco sacados del empaque hace unos días, porta-iPods para el antebrazo, camisetas con tecnología para deshacerse del sudor y calcetines ergonómicos.

¿Ya saben a dónde va esto?

Sí. Los putos propósitos de año nuevo. Es la única explicación por la cual alguien gordo tiene tanto equipo nuevo encima y está en el gimnasio sin hacer ejercicio. Seguramente los primeros días del año escribió en un papelito “Hacer Ejercicio” y fue a una tienda de deportes a comprarse TODO lo necesario para ejercitarse, faltándole algo: Voluntad.

Esa no se compra, pero cuando falta CÓMO LE CAGA LAS BOLAS a las personas que sí vamos a hacer algo. Le pedí a Gordo C que me permitiera alternar con él y me miró feo. Claro que lo hubiera comprendido si realmente estuviera haciendo abdominales en vez de estar platicando con el manatí que creo que era su pareja o algo así.

Después de analizar esto y toparme con escenarios similares los días siguientes, le pregunté al del gimnasio si esa era temporada alta y dijo “La más alta, después está la que viene justo antes de vacaciones de verano.”

En otras palabras, esperamos que milagrosamente los pants Nike nos obliguen a correr o que mágicamente éstos nos hagan adelgazar sin mover un dedo.

Así que díjeme “A la mierda con estas ballenas autoengañadas, voy a una tienda de deportes a comprarme cosas para hacer ejercicio en mi casa.”

Y deportes Martí estaba hasta el huevo. Gorditos comprando bicicletas estacionarias, gordotas comprando escalones para aerobics, ultragordos comprando sudaderas y pesas… es demasiado para ser coincidencia. Y lo triste es que estoy convencido que este no es el primer ni el último año en que pasa esto.

Así que de metiche ahí voy a preguntar a una tienda de autoservicio y, tal y como sospechaba, las ventas de cigarros bajan en enero. Pero se recuperan para Febrero. No es información oficial, pero creo que a nadie le costará trabajo creerme que la gente hace los propósitos de año nuevo típicos y les dura aproximadamente 20 días el furor, 2 meses los más aguerridos y sólo unos cuantos realmente cumplen algo.

Para qué chingados nos esperamos al año nuevo para proponernos cambiar? Acaso hay diferencia en proponérselo un 5 de noviembre a un 1 de enero? Yo empecé a hacer ejercicio en una fecha al azar y aún sigo haciendo.

Yo creo que los propósitos de año nuevo son una pendejada. Si quieres hacer algo, hazlo. Sólo hazlo. Punto. El que lo hayas postergado para el inicio del año debería de decir algo. Se me hace tan respetable como esas personas que se ponen calzones rojos para viajar más el siguiente año o que salen a correr con paraguas o mamadas así la noche de año viejo. Creo que, cósmicamente, lo único que logras con seguridad es verte ridículo.

Si quieres hacerte vegetariano, hazlo HOY. No te esperes a que sea 31 de diciembre para comenzar. No gastes dinero en estupideces. Ni tiempo. Si realmente no lo quieres hacer, no lo hagas y ya. No tengo nada en contra de los intentos. Tengo mucho en contra de que la gente se haga pendeja y afecte a los demás.

Si uno de esos pinchemil gordos que entraron al gimnasio al que iba se queda, estaré sorprendido.

Porque esto de los propósitos de año nuevo habla mucho más que de fuerza de voluntad o de mamadas que hacen a fin de año: habla del bajo nivel de compromiso que tenemos como cultura.

Tal vez me equivoque, pero yo creo que la gente en este país se casa legalmente porque le tienen miedo al compromiso hablado. Si no hubiera firmas en los papelitos, muchas parejas estables no seguirían juntas. Tienen que ser amenazados como niños pequeños para seguir cumpliendo. La única pareja en unión libre que yo conozco que haya funcionado en México, de mexicanos, son unos tíos. Y terminaron casándose porque tuvieron bastante presión social (ya tenían 4 hijos, el más grande como de 15 años). Fuera de eso, las parejas en unión libre que yo haya visto que sigan juntas han sido extranjeras.

Por otra parte, esto me está llevando a un pensamiento que tal vez deberíamos aplicar en nuestro país: el Contrato del Propósito de Año Nuevo. Escribes un propósito y si no lo cumples, BAM! Multa de pinchemil salarios mínimos. Así veríamos cuantas personas REALMENTE piensan cumplir todas las mamadas que escriben en sus papelitos olvidados.

Porque para propósitos de año nuevo que me GUSTARÍA que funcionaran aún cuando no me vaya a esforzar, pues claro que yo les lleno una lista:

Tener sexo infartante. Diario.
Construir un teletransportador que me traiga comida orgánica desde Chiapas.
Tener el cuerpo de TJ Wilk haciendo ejercicio 1 vez al mes.
Tener el mismo sex appeal que Johnny Depp y Beckham. Juntos.
Ser patrocinado por Moschino, Burberry, Zegna y Hugo Boss con ropa a la medida.
Ganar un Grammy, un Emmy, un Oscar y un Nobel.
Aparecer en la portada de Time, Vogue y el Scientific Journal el mismo mes.
Convertirme en el próximo James Bond.
Ser inmune al SIDA.
Ser Batman.

¿Ven? También yo puedo tener propósitos de año nuevo.

Pos yo li disía, edá?

Posted: 10 January, 2011 in Suociedad

El lenguaje castellano es hermoso cuando se usa bien. Hay poemas, canciones y tantas, pero tantas obras escritas y habladas en nuestro idioma que nos debería de enorgullecer hablarlo. Pero hay otras veces que… carajo.

Yo no tengo una sola cosa en contra de la gente que por falta de oportunidades no puede hablar bien. Al fin y al cabo, no es por decisión propia que no han podido pulir su uso del idioma. Pero luego hay cada persona que intenta lucirse con su manejo del español que simplemente resulta patético. No soy licenciado en letras, pero el ser comunicólogo (y autocrítico impío) me ha convertido en alguien que nota todo mal uso y, peor aún, tal mal uso me atormenta.

Así que este escrito no va en contra de los que dicen “dijistes” o “los romerosn” porque eso es un mal uso de lenguaje propio de zonas en México y sólo es cuestión de saber o aprender para corregirlo. Esto va en contra de…

Los Polesías que hablan en los noticiarios

Un policía no debe de tener un doctorado en periodismo, lo sé. El problema es que cuando uno habla con un policía uniformado y en horario de trabajo: pasa de ser alguien normal a alguien que intenta presumir un extenso léxico que nada más no es extenso. Para los que no sean mexicanos, si quisieran tener esta crítica más documentada, sírvanse de ver en páginas de internet que tengan videos cualquier nota en la que algún policía (bomberos y paramédicos de la cruz roja también sirven) tenga que dar su versión de los hechos. Normalmente escucharán joyas como:

“Eh… pues… en el automóvil, eh… venían  cuatro ocupantes, eh… un varón alcoholizado y tres femeninas… eh… que, al perder el control, eh… se precipitaron en contra de un ‘biodo’ que… eh… pernoctaba… eh… en la… eh… acera lateral de la vía Lázaro Cárdenas y… eh… resultó con… eh… la muerte del ‘biodo’ en cuestión.”

Léase el párrafo anterior con la velocidad necesaria para durar 45 segundos aproximadamente.

Les aseguro que si el policía dijera algo como “Detuvimos a un hombre y tres mujeres porque venían borrachos. Cuando perdieron el control de su auto, atropellaron a un hombre que dormía, borracho también, en la banqueta de la Avenida Lázaro Cárdenas”, lo podría decir sin pausas incómodas ni muletillas. Son sólo las ganas de oírse “profesional” las que impulsan a estos hombres a salir, irónicamente, mal en la televisión.

Los Vendedores

Es absolutamente ubicuo el vendedor que intenta endulzar el oído del posible comprador con palabras que lo hagan verse profesional y a la vez que ensalce su producto. Aún cuando los vendedores tienden a ser mucho más fluidos que los policías cuando están intentando hablar correctamente, lo más normal es que ellos estén usando palabras que de plano llenan los segundos y gastan oxígeno y tiempo, pero a la vez tienen el mismo contenido que si estuvieran callados: no dicen algo a favor de su producto ni elogian al cliente, sólo cantinflean.

Omitiré las frases que están mal construidas pero se manejan normalmente en el país en el que vivo (por ejemplo: “en base a”, pocos mexicanos saben que se debería de decir “con base en”), ya que no es menester saberlo. Deseable, pero no obligatorio. Las que SÍ voy a incluir, vaya… Cualquier frase de vendedor estará plagada de expresiones como

“Pues ahora sí te voy a decir…” (cúando no te lo había podido decir?)
“Yo te vengo manejando…” (los productos, a menos de que sean automóviles, no se pueden manejar, y si me intentan manejar, créanme que no me dejaré)
“Lo que viene siendo…” (viene? o es?)
“Lo que se está viniendo esta temporada” (fuera de pornografía, esta frase simplemente está mal)

Lo mejor, obviamente, es cuando se convierten en McDonald’s y te ‘enconvierten’ las frases en un combo de nada:

“…Pues ahora sí te voy a decir lo que se está viniendo esta temporada, en el área de labiales, yo te manejo lo que viene siendo el anaranjado. Te lo recomiendo mucho porque se me está vendiendo bastante…”

En mi rancho, eso -sin resumir- sería: “Esta temporada te recomiendo nuestro labial color naranja, se vende mucho.”

Junto con “Agarra y dice…” o cualquier combo mexicano de “agarrar y (acción)”, son cosas que logran que mis intestinos traten de ahorcarme. Y para cerrar este escrito, les paso una rápida lista de palabras o conceptos que, si quieren verme sufrir, usen en mi presencia:

Catálago.
Gisnacio, ginaccio, gibnasio.
Bisté (sé que está bien dicho; lo odio)
Tortas hogadas.
Cualquier diminutivo innecesario o inexistente. Ejemplo: Edadcita.
Coptel.
Doptor, doitor.
Tatsi.
Picsa, Pipza.
Tegnología.
Difieriencia.
Fustrar.
Defasto.
Alubno.
Eficientar.
Gerenciar.
Manejante.
Aparquear.

BONUS TRACK

Palabras que sí existen en otros idiomas que me cagan: Pasteque (francés) y Fusaguto (Japonés).